eurovision, flashback
eurovision, flashback

Eurovisión Flashback: Una Lección de 5 Países que Intentaron Demasiado Para Ganar

This post is also available in: English Português Русский

Todos saben que a finales de la última década Eurovisión fue de lo mejor. Es innegable. La victoria en 2006 por la banda de metal, Lordi, de Finlandia cambió las expectativas de lo que debería ser una actuación en el programa, y en los próximos años, había todo tipo de rarezas con los participantes que trataron de encontrar la manera en como ganar en Eurovisión. Aquí hay algunos de los mejores ejemplos extrañamente maravillosos de algunos países que trataron arrebatar la corona.

Por ejemplo, en 2008, el francés Sébastien Tellier montó el escenario en un carrito de golf, inhaló helio de una pelota de playa inflable, y cantó como una ardilla junto a sus cantantes femeninas cubiertas en barba – tan Sébastien Tellier.

En 2007, Suecia cantó una canción de glam-rock sobre tener un trastorno de ansiedad llamado “Worrying Kind”. Para canción de enfermedad mental y depresión es sorprendentemente alegre y optimista.

Suiza perdió totalmente el punto al enviar una terrible canción Euro-pop sobre vampiros (completa con bailarines tipo goth-punk parecidos a Blade-Matrix). ¿Los monstruos están en moda, verdad? ¿Por eso es que a la gente le gustó Lordi, verdad? Equis. Nada que ver.

En 2007, muchas personas estaban aclamando la entrada de Ucrania, la totalmente impresionante Verka Serduchka con la totalmente impresionante “Dancing Lasha Tumbai” – tiene de joyas, trajes de estilo soviético, una drag queen con una estrella de plata en la cabeza, y un poco de polka-pop que hizo a todos mover la cabeza. “Lasha Tumbai” es, por cierto, una frase sin sentido que Serduchka nos asegura solemnemente que no fue la intención, de ninguna manera, a sonar como “Russia Goodbye” (Adiós Rusia)

¿Quiero decir, por qué un artista ucraniana del drag cantaría una canción con “Adiós Rusia?” Es locura. Estás loco por pensar eso.

Serduchka terminó en segundo lugar – y creo que con razón, a pesar de que al principio de escuchar la ganadora, cantante serbia Marija Šerifović con el tema “Molitva“, suena así más como el tema típico de Eurovisión en vez de “Dancing Lasha Tumbai.”

Quiero decir que es sólo otra balada balcánica.

Pero bueno, para empezar, si no amas el estilo machona y sin disculpas de Šerifović, estás loco y te equivocas – y buen señor su voz es increíble.

Tal vez la mejor manera de comprender la grandeza de “Molitva” es comparándola con la entrada de Rusia en el 2003, el año en que Rusia trató de ganar al enviar sus más grandes estrellas del pop internacional en el momento, el grupo faux-lésbico t.A.T.u.

Aunque 200 km/h in the Wrong Lane de t.A.T.u. es, de cierta manera, una obra maestra del pop ignorada como el disco Blackout de Britney Spears, esta actuación muestra todo lo que está mal con t.A.T.u. y todo lo que está bien con Šerifović.

Julia Volkova y Lena Katina, de t.A.T.u, son mujeres heterosexuales… sin las mejores voces … conforme al género heteronormativo mientras usan un toque queer falso como dispositivo de comercialización y cantando canciones sobre nada.

Por otro lado, Marija Šerifović es una verdadera mujer lesbiana (aunque ella no lo anunció oficialmente hasta seis años después de su victoria en Eurovisión) – representando a un país que es casi tan fóbico como la Rusia de Putin – con una voz cantando una canción sobre cómo ella amará quien ama sin importar lo que digan de ella.

Y eso es quizá lo que pasa con el gran espectáculo que es Eurovisión. A pesar de la locura y ridiculez, a través de todo el artificio, a veces alguien puede detener la presentación al ser de repente, inesperadamente, incontrolablemente real.