Personal de Cirque du Soleil en Vegas Saca a Mujer Trans del Baño

This post is also available in: English Português Français ไทย 繁體中文

Una mujer transgénero ha compartido su experiencia con nosotros acerca de ser removida del baño de mujeres por el personal del espectáculo del Cirque Du Soleil en el hotel New York-New York de Las Vegas.

Katie Charm es una mujer trans que vive en San Francisco. Ella ha estado en hormonas por más de siete meses. Durante sus “grandes vacaciones de verano” en Las Vegas con sus amigas, ella experimentó repetidamente problemas al usar el baño con el que se identifica.

Entrevistamos a Charm en exclusiva: “Me he tomado un día para digerir todo lo que ocurrió, y mi único objetivo es tratar de ayudar a la comunidad queer tanto como sea posible”.

Mientras veía Zumanity, el espectáculo de “emoción erótica” del Cirque Du Soleil que se presenta en el hotel New York-New York, ella usó el baño de mujeres antes de que comenzara el espectáculo. Más tarde, cuando regresó a usar el mismo baño, el personal de Zumanity y del hotel estaba allí para interceptarla.

“Ellos formaron una barrera literal en el pasillo que me impedía usar el baño”, nos dice. “No pude creer lo que me dijo el primer gerente. Él me decía como, ‘Pues, mira, mira lo que traes puesto’. Cabe mencionar que llevaba una camiseta de muñequita de mujer y pantalones cortos. Y yo le decía: ‘¡Soy una mujer trans! ¡incluso tengo pechos! Así que pedí hablar con su gerente.

Ahí fue cuando Charm comenzó a filmar el inquietante encuentro en el que se muestra a los miembros del personal pidiéndole su ID y cuestionandola acerca de su identidad de género.

“Le pedí un reembolso y el gerente me dijo: ‘¿Como por qué habríamos de darte un reembolso?’ Y me tuve que retirar porque ese comentario me destruyó emocionalmente. Nos perdimos el final del espectáculo”.

Charm explica el temor y la duda que ha tenido que superar desde su transición.

“No sé si entiendes lo espantoso que es para una persona al inicio de su transición usar el baño de mujeres”, explica. “Tener tanto miedo de que en cualquier momento seas llamado y acosado por no pertenecer ahí. Tan asustada de que esos idiotas machistas estén esperando afuera para hacerte daño por atreverte a usar el baño junto a sus esposas”.

“Las montañas titánicas de la duda que tienes que superar sólo para sentirte bien al estar allí. Meses y meses de pensamientos de lucha, “¿Realmente pertenezco aquí? ¿Acaso soy una mala persona por sólo querer orinar en paz? La hiriente auto-duda versus el absoluto terror de ir al baño de los hombres. Después de unos meses de transición, comienzas a oler como una chica, y la gente te avienta miradas de miedo en el baño de los hombres. Fue una pesadilla para todos [el principio] de 2017. Fue una pesadilla que finalmente sentí que había conquistado”.

Desde el incidente, MGM Resorts – el propietario del Hotel New York-New York – se acercó a Charm.

En su Instagram, ellos escribieron:

MGM Resorts International se esfuerza por crear un ambiente seguro e inclusivo para nuestros huéspedes LGBTQ. Bajo nuestra política, los huéspedes que son transexuales pueden usar el baño del sexo con el que se identifiquen. Si no se le permitió el acceso al baño de su elección, nos gustaría mucho tener la oportunidad de abordar este asunto con usted directamente. La inclusión es un valor fundamental de MGM Resorts y agradecemos la oportunidad de hacer esto bien.

Desde entonces se han disculpado, y le ofrecieron al titular del ticket un reembolso — pero Charm está segura de que esto ocurrió sólo porque hay evidencia que muestra este desafortunado encuentro en vídeo.

“¿Me hubieran contactado de no haber registro?”

“Por más que quieran esconder esto debajo de la alfombra, yo quiero hacer que esto sea visible”.

“Mostramos nuestros momentos felices y eso es lo que la gente ve. Pero hay tanto miedo y dolor entre esos momentos”.

Lee la cuenta inicial de Katie Charm aquí:

Yo había ido antes de esa noche, ambas veces con mis amigas. He aprendido que en esta ciudad no debo ir sola, y estoy muy agradecida por mis amigas que me apoyan y me cuidan. De todos modos, entramos y salimos como un minuto o dos porque no queríamos perdernos el espectáculo.

Al parecer, alguien se quejó de mi aparición que la primera vez, y la segunda vez el personal estaba esperando para interceptarme y no permitirme el acceso. Me rodearon y me dijeron que yo era un hombre y debía usar el baño de los hombres. Le expliqué con calma que yo era una mujer transgénero, que llevaba 7 meses en hormonas, y que no podía ingresar al baño de hombres. “Mira, tengo boobies, no pertenezco al baño de hombres”. El personal me negó el acceso, y se pusieron muy agresivos conmigo, especialmente cuando pedí ver el gerente.

No podía creer lo que el primer gerente me decía. Decía cosas como “pues, solo mírate, miren lo que traes”, (tristemente no lo pude grabar). Mis amigas fueron tan solidarias — estaban justo a mi lado diciendo cosas como “pero ¿qué hizo ella además de existir? Ella acaba de orinar, ¿eso es malo?” y “Yo podría tener un pene, ¿cómo sabes que no tengo? ¿Quieres pedirme mi identificación también?”.

Finalmente pudimos hablar con el gerente general, y él era incluso más grosero que los anteriores. Les dijimos claramente: “Vamos a empezar a grabar”.

“Sé que me puse muy a la defensiva, pero he tratado de ser fuerte este fin de semana, y parece fácil a veces, pero no lo es ¿sabes? Sé que no “paso”, que estoy a mil millas de poder ‘pasar’, a pesar de que estoy en hormonas desde hace siete meses. Pero sólo porque soy una mujer fea no significa que debería estar sujeta a que me pidan mi identificación para poder usar el baño. No necesito “pasar” o ser bonita para ser tratada como una mujer válida.

Sólo tengo suerte de que mis amigos estuvieran allí. Más allá de la suerte. Este fue un momento seriamente oscuro para mí, pero ellos hicieron toda la diferencia.

Ni siquiera sé qué hacer a ahora. Sé que esto no está bien. Seguramente Nevada no permite este tipo de cosas, incluso si es “propiedad privada y podamos hacer lo que queramos” como dijo el gerente. Encontré esto, que es aplicado al uso de baños en el lugar de trabajo.

Ha sido una lucha muy difícil ser confrontada en el 50% de los baños que he usado en esta ciudad, no importa lo femenina que presente, ni mis gestos, ni movimientos, ni maquillaje, nada es suficiente… La mayoría de las mujeres en los baños son súper amables conmigo, pero es siempre el personal el que parece tener el problema. Sin embargo, este fue el peor caso.

ACTUALIZACIÓN: 2:30 PM – El Cirque du Soleil y MGM Resorts han enviado a Unicorn Booty las siguientes declaraciones:

Declaración de Cirque du Soleil:

Lamentamos el incidente experimentado por uno de los miembros de nuestra audiencia el 11 de julio en New York-New York. La diversidad y la igualdad para cada individuo son valores fundamentales del Cirque du Soleil, y nuestro espectáculo Zumanity específicamente celebra la diversidad y el amor en todas las formas.

MGM Resorts nos envió el mismo comentario que publicaron en Charm’s Instagram.