Prohiben Entrada a Niños en Playa Italiana, Debido a que una Ola de Juguetes Sexuales se Estrelló en la Costa

This post is also available in: English Português Français ไทย 繁體中文

Los dildos puede ser una gran manera de condimentar tu vida amorosa y también pueden entretenerte por un rato. Y tienen una historia que data de cientos de años atrás. Sin embargo, cuando un montón de consoladores (dildos) aparecen en las orillas de una playa italiana, muchas, muchas preguntas vienen a nuestras mentes.

Los voluntarios fueron los primeros en detectar un puñado de consoladores a las orillas de una Ermita en Camaldoli, un monasterio cerca del puerto de Nápoles. Los voluntarios formaban parte de la Licola Mare Clean Association, una organización dedicada a mantener las playas limpias. Esta playa napolitana es bien conocida por una cantidad inquietante de basura que se acaba en la orilla de la costa. The Sun habló con el presidente de la Asociación, Umberto Mercurio, quien dijo que “debido a la forma en que fluyen las corrientes marinas, una gran cantidad de basura termina frecuentemente en este bello lugar. Este canal conduce al final de su curso”.

Cuando hablamos con los que vieron por primera vez los consoladores, un voluntario le dijo a The Sun: “Cuando los vimos comenzamos a reír porque no podíamos hacer nada más”. Debido a esta inesperada llegada de juguetes sexuales, las autoridades se vieron obligadas a prohibir a los niños el ingreso a la playa por tiempo indefinido, mientras que investigan la situación.

Todo esto nos lleva a un misterio muy importante: ¿Cómo es que más de doce consoladores llegaron a la orilla de la playa al mismo tiempo?

¿Acaso la colección de juguetes sexuales de alguien era tan grande que pensó que la única solución de controlarlos era arrojándolos a las profundidades del océano? ¿O tal vez nunca recibimos la invitación a la fiesta salvaje y sexual llevada acabo en un barco cerca de la costa? ¿O será que ese monasterio guarde algún misterioso secreto y tuvieron que deshacerce de “la evidencia”? ¿Habrá sirenos italianos que hayan olvidado guardar sus dildos después de una noche de diversión? Supongo que nunca lo sabremos.