Mantén Alto tu Ritmo Cardiaco al Entrenar y Tendrás el Cuerpo de tus Sueños

This post is also available in: English Português Français ไทย 繁體中文 Українська

Tener un ritmo cardíaco elevado durante el ejercicio es fundamental para obtener resultados, así que aquí hay algunas guías sólidas del entrenador holístico Seth Browning para que las pongas en práctica la próxima vez que estés en el gimnasio.

Entra al gimnasio. Gira y mira hacia la derecha: mira a las personas sentadas en las máquinas, viendo sus teléfonos y platicando en Hornet o Instagram. Mira a la izquierda: un grupo de amigays rodean un asiento de pesas sin usar, riendo y platicando sobre su fin de semana. Los ritmos cardiacos están descendiendo en cada instante.

Estos hombres tienen buenas intenciones. Toman su shot de cafeína, y se preparan para iniciar sus rutinas y lucir como Henry Cavill en Man of Steel, pero apenas y sudan. Se preguntan por qué no tienen un abdomen plano y por qué sus brazons no crecen. Y la respuesta es bastante simple: no se mueven lo suficientemente rápido.

Tener tu ritmo cardíaco elevado durante el ejercicio es crítico para los resultados. Quemas más calorías y grasa, lo que te hace lucir más delgado y definido. Incluso si ese no es tu objetivo, el entrenamiento basado en la frecuencia cardíaca también puede aumentar tu resistencia, movilidad y fuerza. Los verdaderos avances a menudo surgen cuando puedes sentir el latido de tu corazón, el sudor goteando y prácticamente terminas jadeando.

RELACIONADO | 18 Sexy Entrenadores Gays que Tienes que Seguir en Instagram Inmediatamente

Como entrenador holístico, no confío en los números, así que no te diré cuál debería ser tu ritmo cardíaco. En cambio, te daré un formato de capacitación y algunas reglas que te llevarán a la meta. Atención: para aquellos que dicen “Ya sé de esto”, continúen leyendo para ver si verdaderamente están en lo correcto.

 

El Formato:

El entrenamiento basado en la frecuencia cardíaca se denomina “entrenamiento de circuito”. Este tipo de entrenamiento se compone de dos a seis circuitos diferentes, cada uno con dos o más ejercicios. Cada vez que completas una ronda de ejercicios se denomina “conjunto” (set). Estos conjuntos consisten en pesas, peso corporal, algunas máquinas, ejercicios pliométricos (ejercicios de salto) y más. Mis programas consisten en tres circuitos, tres ejercicios por circuito, dos o tres series cada uno. Casi todos los ejercicios cubren todo el cuerpo.

 

La Preparación:

Ve por todo lo que necesitas para tu circuito y crea un clúster. Por ejemplo, si sé que estoy usando mancuernas, una colchoneta y una pelota de entrenamiento con balanza BOSU para mi circuito, los tendré todos cerca para cuando los necesite. De esta forma, puedo pasar rápidamente de un ejercicio al siguiente sin que se me caiga la frecuencia cardíaca. Sabemos que hacer esto puede ser complicado, pero debes hacerlo lo mejor que puedas.

 

El Tiempo:

Entre los ejercicios: pasa rápidamente al siguiente. Debes permitirte no más de 15 segundos de reposo. Por lo general, es la cantidad aproximada de tiempo que toma recuperar la respiración y ponerse en posición para el siguiente ejercicio.

Entre conjuntos de rutinas: una vez que se completa el conjunto, toma un descanso máximo de no más de un minuto y 30 segundos y luego reanuda al siguiente conjunto.

Entre los circuitos: Date un descanso máximo de tres minutos y comienza tu próximo circuito. Cuando rompes un circuito, te toma aproximadamente la misma cantidad de tiempo volver a prepararte. Por lo tanto, es mejor esperar a terminar el circuito antes de tomar un descanso.

Lleve este ritmo para todo tu entrenamiento y observa cómo cambia tu cuerpo.

 

Herramientas y consejos:

Si bien los compañeros de entrenamiento son divertidos, a menudo pueden hacer que vayas más lento. Mejor trata de hacer equipo con tu temporizador. La mayoría de los smartphones tienen un reloj. Mide cada descanso para mantenerlo encaminado. Tabata  es una gran aplicación para llevarte el tiempo. Es una feroz app que te ayudará a rebasar tus límites.

Además, las conversaciones de gimnasios pueden ponerte de malas. Es bueno ser sociable, pero trata de mantener tus pláticas breves. Tampoco tienes que ser un idiota. Una buena señal para finalizar la plática es recoger tus pesas y comenzar tu entrenamiento. O simplemente diles que leiste este artículo y que estás tratando de mantener tu ritmo cardíaco.

Ajustar tu entrenamiento de esta manera puede transformar tu cuerpo como nunca antes habías imaginado. Si no puedes comprometerte a moverte así de rápido, considera contratar un entrenador para que te mantenga en movimiento.

La parte más importante de este tipo de capacitación va más allá de verse bien. Se trata de vivir más tiempo. El entrenamiento de circuito fortalece tu corazón, que es el órgano más vital de tu cuerpo. Así que aplícate y ponle todo tu corazón y empeño a este entrenamiento. Puede que te enamores de hacer ejercicio.

(Visited 65 times, 2 visits today)