14 películas que apuñalan el amor en el ojo y se tuercen

14 películas que apuñalan el amor en el ojo y se tuercen

Be first to like this.

This post is also available in: English

La mayoría de las novelas terminan, pero pocas terminan tan espectacularmente como las películas de abajo. Sus protagonistas no son mortales llorones, contentos de aburrir a sus amigos y empapar sus almohadas con lágrimas – son Harrys sucios de amor, que escriben sus XOXOs en Magnum agujeros de bala .44. Estas películas son como películas clasificadas de raps, y reflejan con precisión la causa principal del asesinato, el amor.

Sólo el 22% de los asesinatos son de extraños; la mitad de todos los asesinatos entre jóvenes de 18 a 36 años provienen de corazones rotos, el 45% están relacionados con el sexo, eso es un montón de maridos, esposas, novios y novias matándose entre sí. Incluso hay un nombre para ello: homicidio, legalmente definido como matar a alguien porque hicieron algo que haría que una persona razonable volara en una furia asesina.

Considere el ejemplo clásico de la escuela de derecho: volver a casa temprano para sorprender a su cónyuge con un ramo de flores en el día de San Valentín, los encuentra soplando a su mejor amigo. En vez de llorar, vas a buscar el cuchillo de cocina. ¿No sería mucho más divertido de ver que el sentimentalismo desarmado?

Bajos Instintos – 1992
Sharon Stone es una misteriosa novelista. Sharon Stone es bisexual. Sharon Stone probablemente también está causando a muchas víctimas sexuales. Investigando es el oficial Michael Douglas, que se siente atraído por su peligrosa obra. Entonces se enamora de ella. Así que terminan juntos al final porque ella consigue todo lo que quiere. Pero apesta en el trabajo, y se olvidó de revisar debajo de su lecho de muerte porque ahí es donde está el picahielo. Es feliz para siempre para Sharon Stone porque va a matarlo.

Belle de Jour – 1967
La ama de casa francesa Catherine Deneuve no tendrá sexo con su marido. En cambio, ella tiene fantasías acerca de ser dominada y degradada. Otras personas responderían a esta situación al ver a un terapeuta, pero Deneuve decide trabajar a tiempo parcial como prostituta por la tarde. Tiene todo el sentido, en realidad. Eventualmente, uno de sus clientes, que también es un gángster emocionante, decide disparar a su marido sin sexo, paralizándolo. Este intento de asesinato parece satisfacer a Deneuve, quien finalmente está feliz con su matrimonio.

 

Breathless (Un ataque de soufflé) – 1960
El criminal Jean-Paul Belmondo conoce al vendedor de periódicos estadounidense Jean Seberg. Hablan. Tampoco hablan. Decretan el «amor» como una actuación. Mata a un policía. Ella lo traiciona. Muere. Mira directamente a la cámara. Juntos, son amorfismos y no están preocupados por las consecuencias porque eso es lo que significa ser extremadamente moderno. Dieciséis años en el futuro, los Sex Pistols grabarán una canción llamada «No Feelings», pero estos chicos eran punk rock antes de que tuvieran un nombre. Gracias por toda la Nueva Ola, Jean-Luc Godard.

 

Eraserhead – 1977
En este mundo granulado, nocturno, blanco y negro de ansiedad doméstica y terror, Henry (Jack Nance) y Mary (Charlotte Stewart) tienen un bebé. Oops, es un monstruo bebé que no hace nada más que vomitar líquido raro y gritar toda la noche. En otras palabras, es un bebé. Mary se vuelve loca y se va. Henry alucina sobre una dama en su radiador cantando una canción sobre el cielo. También sueña con que su cabeza se convierta en borradores de lápiz. Así que accidentalmente mata al bebé monstruo. MENSAJE: NO TE CASES NI TENGAS HIJOS.

 

Esposos y esposas – 1992
Arte. Imita la vida. Eso imita el arte. Que luego deja al cónyuge a la hija del cónyuge. Eso es lo que estaba sucediendo entre bastidores mientras Woody Allen escribía y dirigía esto, un par de horas desesperadas protagonizadas por La ex pareja de Allen, Mia Farrow, Judy Davis, Sydney Pollack, Juliette Lewis y Liam Neeson mientras hablan, hablan y hablan y caen dentro y fuera de sofisticados enlaces de Manhattan. Al final, usted estará deseando «bebés» de cabeza de borra en todos ellos. Por lo menos, querrás abofetear tu cara antes de pasar el resto de tu vida disfrutando de amigos despreocupados con beneficios sexuales y brunchs perezosos y charlatán con personas con las que no necesitas vivir. La P.S. Judy Davis es fantástica en esta película.

 

Viviendo en voz alta (1998)
Crees que se trata de venganza u odio menos, pero resulta ser un poco adorable. Obviamente, eso lo diferencia de los demás en la lista, pero ¿qué somos, monstruos? No. De todos modos, el esposo médico de Holly Hunter la deja y la envía a una espiral bastante decente que implica un montón de llanto, finalmente dando paso a los increíbles masajes de Eddie Cibrian en su ropa interior. Otros hombres – incluyendo Danny DeVito (que, vamos, sabes que probablemente es dinamita en el sexo) – la quieren, pero ella no está interesada. De hecho, ella no tiene que tener la película terminando con su tipo de simple abrazo – de una manera buena y satisfactoria y nada loco – mientras se desliza por la calle.

 

My Bloody Valentine – 1981

Los adolescentes son asesinados el día de San Valentín por un maníaco minero de carbón con un pico. Así que– aquí está la mejor parte – los pone en secadoras en la lavandería local (que está decorada para el Día de San Valentín, porque eso es lo que hacen todos estos lugares). Mejor aún, envía sus órganos recogidos por la ciudad en cajas de caramelos en forma de corazón. Estilo, jóvenes, estilo.

 

Reversión de la Fortuna – 1990
El aristócrata europeo Claus von Bulow (Jeremy Irons, nacido para esto) es acusado de intentar matar a su esposa, Sunny (Glenn Close), dobándola de insulina y enviándola a un coma diabético. Porque es un idiota todo el mundo ya piensa que es culpable, así que tiene que llegar a una buena defensa. Ingrese al profesor de derecho Alan Dershowitz (Ron Silver), quien tiene que encontrar una manera de disputar a un jurado «inocente». Una historia verdadera, la moraleja es que si tienes que casarte por dinero o estatus, deberías sembrarlo de algún día lluvioso cero tasa legal. No es como si estuvieras enamorada, así que será mejor que la mantengas encerrada.

 

Romance – 1999
En esta pequeña puñalada en el intestino de Catherine Breillat, una joven llamada Marie (Caroline Ducey) tiene un novio que se niega a tener sexo con ella. Luego sale encima de él con la estrella italiana Rocco Sifredi y luego con un tipo mayor que la ata. Ella consigue lo que quiere y luego lo prende fuego a todo. El novio que no tiene sexo muere en el incendio. Toma esto, novio que no va a tener sexo.

 

Staricase – 1969
Rex Harrison y Richard Burton interpretan a una pareja gay de Londres que se desprecian mutuamente. Gritan, lloran, lanzan insultos y nunca parecen haberse enamorado. Mientras tanto, Harrison está a punto de ir a juicio por hacer avances en un policía encubierto. Esto significa que existe la posibilidad de que tengan que separarse y, en última instancia, ser mucho más felices. Después de cinco minutos con esta pareja, el asesinato-suicidio parece ser una salida más fácil que la prisión. Por cierto, fue dirigida por Stanley Donen, quien le dio al mundo Singin’ In The Rain. Es la película más fea del mundo. De nada, gays.

 

Día de San Valentín – 2010
El tributo de Garry Marshall a la estupidez romántica está protagonizado por todos en Hollywood, todos los cuales parecen deberle un favor a este director. La trama es la siguiente: todo el mundo en Hollywood ama el Día de San Valentín y quiere ser novio con todos los demás. Y luego todos lo hacen de la manera más aburrida imaginable, y luego encuentran el amor tibio y mal escrito. Es un accidente, pero con flores y dulces en lugar de racismo, y la moraleja es que el Día de San Valentín es la peor fiesta jamás inventada. Hace activamente a la gente, mediblemente, más. El argot negativo «básico» fue inventado para describir a las personas que aman esta película. ¿Eres uno? Así que lo eres.

 

Guerra de las Rosas – 1989
Michael Douglas y Kathleen Turner se están divorciando, ambos en lo más profundo de este odio muy bueno, del tipo que hace que el ex-sexo sea tan confuso. Son ricos, así que tienen muchas cosas. Se pelean por ello mientras el divorcio se prolonga. Entonces se vuelve más cruel, más feo y más divertido y comienzan a destruir la casa y todas las posesiones. Ella hace la cena con su perro (bueno, ella dice que sí). Luego caen a la muerte. Final. Hilarante.

 

 

No envejeceremos juntos – 1972
En este clásico de arte del miserablismo francés, el director Maurice Pialat cuenta la historia semi-autobiográfica de una ruptura sin fin. Jean Yanne (que ganó un premio de actuación en el Festival de Cannes ese año) y Marlene Jobert se pusieron en un infierno emocional, sexual, psicológico y físico, antes de finalmente enterarse de que bajo ninguna circunstancia deberían ser pareja. Es el equivalente romántico de que le digan que no elijan en la corteza. Y luego lo haces de todos modos. Y luego te odias a ti mismo y a la cicatriz y a la persona que te dio el buen consejo, también. ¡Instructivo!

¿Quién le teme a Virginia Woolf? – 1966
En esta mirada brillante y esencial a la lucha contra el matrimonio abierto, George y Martha (Richard Burton y Elizabeth Taylor) luchan. Ellos luchan fuerte, ingeniosamente, conmocionada y tristemente. Luchan desde el comienzo de la película hasta el final de la película con gusto furioso, del tipo que sólo las personas que son totalmente adictas entre sí tienen el valor y la fuerza para emplear. Esta bien puede ser la película que inició la ola de divorcio estadounidense de la década de 1970, y si es entonces todos tenemos una deuda de gratitud.

Quantcast