La Adicción al Juego Ha Sido Clasificada como un Trastorno Mental, pero ¿Qué Significa eso para los Gamers?

This post is also available in: English

A principios de 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó oficialmente la adicción al juego como enfermedad psicológica en la 11ª Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11), la herramienta para diagnosticar, tratar y llevar diferentes trastornos físicos y mentales.

Pero eso no significa que aquellos de nosotros que regularmente jugamos videojuegos o usemos aplicaciones sociales deberíamos empezar a preocuparnos sobre nuestra salud mental… ¿o sí?

De hecho, la línea entre el uso frecuente y la adicción psicológica es bastante clara, y es útil saber si te preguntas si tú o tus amigos pasan demasiado tiempo frente a los videojuegos.

gaming addiction 3

¿En qué se diferencía la adicción a los videojuegos a la de los juegos regulares?

Según varios expertos en psicología, el mayor indicador de si eres adicto a algo no es lo que haces, sino lo que NO haces como resultado.

Por ejemplo, dos personas diferentes pueden pasar 12 horas al día jugando videojuegos o usando aplicaciones. Pero si uno de ellos mantiene un empleo y mantiene su higiene y relaciones personales mientras que el otro descuida su trabajo, sus amigos y su cuidado personal, entonces solo uno de ellos tiene una enfermedad mental que necesita tratamiento inmediato. El primer chico podría tener características de adicción al juego, pero pocos psicólogos dirían que es un adicto.

Dicho esto, la adicción al juego ha sido un concepto algo complejo de precisar para los psicólogos. Ni siquiera está en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psicología (APA).

Eso es porque la adicción al juego es un campo relativamente nuevo en psicología que solo ha tenido un estudio serio en los últimos 15 años aproximadamente. Anteriormente, los estudios sobre la adicción al juego se centraban principalmente en la adicción a las apuestas, pero las apuestas y los videojuegos no son lo mismo: una adicción al juego podría arruinar los ahorros de toda tu vida en una apuesta única, mientras que la adicción al videojuego tiende a crear consecuencias negativas más silenciosas — durante un período de tiempo más prolongado. Aunque el aumento de los juegos freemium y de los contenidos en línea, ciertamente podrían llevar a la ruina a alguien que tenga una adicción a ellos.

gaming addiction 2

 

¿Cómo definen la adicción a los videojuegos la OMS y la APA?

La OMS y la APA tienen diferentes criterios de diagnóstico para determinar si alguien tiene una adicción al juego (o “desorden de juego” como lo llama la OMS).

La OMS dice que los profesionales de la salud mental solo pueden diagnosticar a alguien como adicto a los juegos si sus síntomas han durado “al menos 12 meses” (o menos “si los síntomas son graves”). Otros síntomas prescritos incluyen la incapacidad de controlar la frecuencia, intensidad o duración de las sesiones de juego; dar una mayor prioridad a jugar sobre otras obligaciones o necesidades; y una “continuación o escalada del juego a pesar de las consecuencias negativas”.

Mientras que la APA aún no ha incluido la adicción al juego, como una enfermedad mental diagnosticable, y la razón es porque dicen que no se ha estudiado lo suficiente, pero aún así han incluido el “Trastorno al Juego en Internet” en la Sección 3 de la quinta edición de su Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (también conocido como el DSM-5). La Sección 3 es un lugar en el DSM-5 para posibles trastornos que requieren más investigación.

Sin embargo, la APA enumera siete criterios sintomáticos para el “Trastorno del juego en Internet”, que incluyen: uso excesivo (más de seis horas de juego o uso de Internet al día), mayor uso para escapar de sentimientos negativos, aumento de la ansiedad o irritabilidad cuando está separado del juego/tecnología, incapacidad para funcionar en entornos sociales que no sean juegos, pérdida de interés en seres queridos y pasatiempos y la incapacidad de dejar de jugar a pesar de las consecuencias personales negativas.

Si continúa experimentando estos síntomas por tres meses, la APA dice que podría tener una adicción al juego.

Imagen destacada de OcusFocus a través de iStock

(Visited 21 times, 1 visits today)