Así es como perdí mi virginidad en un viaje misionero Cristiano Evangélico

Así es como perdí mi virginidad en un viaje misionero Cristiano Evangélico

Be first to like this.

This post is also available in: English Русский Українська

“¿Qué hora es?” Estoy tocando mi muñeca frenéticamente mientras mi puño está cerrado, intentando no romper el momento que estamos teniendo. “No tengo… guantes” dijo con un mal inglés. “¿Guantes?” pregunté mientras empujaba dentro de él.

Estamos en el sótano de un bar de encuentro en Ámsterdam. El piso superior funciona como un bar regular, con una presentación de madera en el interior, pero el piso de abajo es un laberinto cutre con sábanas de cuero como paredes y hombres pasando el rato en cada esquina. Puedo ver el sol saliendo a través de una grieta en una ventana tapada con cinta adhesiva. Estoy dirigiendo un estudio de la biblia después del desayuno, y no puedo llegar tarde.

Toqué mi muñeca de nuevo. Él negó con la cabeza, esta vez entristecido. “No guantes…”

Estoy preguntando la hora, pero él piensa que lo quiero estimular con los dedos. Me entumece la idea. No me interesa, pero tampoco me desagrada.

El cuarto es del tamaño de un baño de avión, mi cabeza casi toca el techo mientras estoy entre sus piernas. Los espejos cubren las paredes del piso al techo. Él se acuesta sobre su espalda en un columpio de cuero, y yo miro mi reflejo, existencialmente, mientras me muevo adentro y afuera de un extraño.

Eso es todo, ¿cierto? Él es un hombre, yo soy un hombre, y lo estoy cogiendo. Eso cuenta, ¿no?

Cada año mi escuela cristiana escoge a un representante para dirigir el viaje misionero anual a Europa. El individuo seleccionado guía a los aspirantes a misioneros evangélicos a través del continente. Después de muchas rondas de entrevistas, un estudiante es elegido para ser el rostro de “Christ and His Kindom” (Cristo y Su Reino), y este año, ese estudiante fui yo.

Había participado en las 10 semanas de excursiones alrededor del continente en mi primer año y regresé como una persona diferente. Leí libros sobre compartir el evangelio y pasar incontables horas hablando con compañeros del albergue sobre sus viajes espirituales. Debatí con extraños sobre su estado de felicidad y cuestioné la importancia de Jesús como nuestro salvador.

Ahora, dos años después, como júnior, me pidieron que regresara para ayudar a los principiantes a navegar por las aguas del evangelio.

Trabajar en las misiones no es algo desconocido para mí, Crecí en una comunidad Cristiana Evangélica. A diferencia de los cristianos nominales quienes simplemente pretenden ser amables con sus vecinos y celebrar navidad, los cristianos evangélicos son llamados para compartir la palabra de Jesucristo con aquellos que no han tenido la oportunidad. La gente está perdida, y es nuestro trabajo salvarlos. Conociendo a Jesús como Dios y aceptando al Espíritu Santo en nuestros corazones “volvemos a nacer” y tener una línea de comunicación directa con Dios.

Recuerdo preguntarme por qué Dios me escogió, de todas las personas, para ser criado en una familia con “las respuestas correctas”. De todas las religiones y sistemas de creencias en el mundo, de alguna manera me tocó terminar en una familia que sigue al verdadero. O eso pensaba.

Después de la prepa decidí ir a un viaje de misiones. Era la única carrera que me hacía sentido como seguidor de Jesús. Asistí a la mejor universidad cristiana en el país y busqué meticulosamente los programas de divulgación más rigurosos disponibles. Al final de mi año como júnior hice misiones en 20 países y en Estados Unidos. El verano siguiente estaba reservado para Europa.

Nuestra primera parada era Ámsterdam.

Nuestro vuelo aterriza al aterdecer. La gente está lista para irse a dormir, pero yo tenía otros planes. Mientras emigrábamos a las luces rojas del distrito hice notas mentales de los bares en nuestra área con banderas arcoíris.

Dios y yo vamos a tener conversaciones interesantes.

Por fin, los 16 estudiantes y yo hicimos el check in en nuestro hostal, nos instalamos en nuestras literas después de nuestro aparentemente interminable viaje. Pasó una hora y siento que el equipo se está quedando dormido. Me bajé de la cama para hacer mi escape en la noche sólo para toparme con Heather, una estudiante de segundo año de nuestro viaje, quien tiene problemas para dormir. “¿A dónde vas?” me preguntó. “En una caminata de plegarias” le contesté sin dudar.

No estoy mintiendo.

Le digo a Dios que voy a cometer algunos errores, pero que son necesarios para mí para crecer como persona. “¿Pecaré más para que la gracia abunde?” Cité el libro de Efesias para mí mismo mientras entraba a mi primer bar gay.

Me frustro de inmediato por los clientes del bar.

¿Por qué no están todos desnudos?

Viajé muy lejos y finalmente mordí el anzuelo, ¿y los chicos sólo están ahí sentados, bebiendo cerveza y hablando?

Estoy confundido.

Ordené algo pasado de moda como vi en las películas me senté en la parte trasera del bar, donde noté a una linda pareja coqueteando. Miré a esos dos con frustración en mis ojos. Tenía esta percepción de hombres gay que sólo se interesaban en coger; siempre me dije a mí mismo que no podría encajar en la comunidad queer porque mientras tuviera un lado sexual para mí mismo, lo que realmente quería era un verdadera conexión emocional. Y aquí frente a mí hay dos hombres solamente disfrutando pasar tiempo juntos. ¿Dónde están los lujuriosos desviados que he estado condenando toda mi vida? Mi cerebro era incapaz de entender que los gays podían tener relaciones dinámicas sin centrarse sólo en sexo. Proseguí a mirar a la pareja de la esquina con lo que pienso es una mirada sexual, hasta que finalmente se sintieron incómodos y se fueron.

Después de golpear algunas veces más con mis avances, un cliente amable me indicó un bar de cruceros. Estoy borracho ahora y me acerqué al bartender para preguntarle dónde estaban los “hombres desnudos”. Él se rió en mi cara y señaló una escalera de caracol del otro lado del cuarto. Lentamente bajé hasta el laberinto oscuro, donde vi a un hombre mayor pasando el rato con una cadena gigante. Lo miré y me miró de regreso. Acorté la distancia y nos empezamos a besar.

Me permití hacer cosas que nunca pensé que me permitiría hacer. El hombre me pone contra la pared y empieza a besar mi cuello. Mi cuerpo está temblando y estoy en éxtasis. Si hay un dios y él me ama, seguramente entenderá que este es mi salto de fe. No sé qué va a pasar, no sé si me quedaré devastado o si me voy a enamorar o si seré borrado de la eternidad, pero estoy eligiendo confiar en que Dios lo resolverá. Todo lo que tengo que hacer es actuar. Y lo estoy haciendo.

Mientras besaba al extraño, entré en un estado de trance. Nos hemos convertido en el punto focal de esta oscura utopía sexual, y los chicos hacen un círculo alrededor de nosotros. Antes de que me diera cuenta mis pantalones están en el suelo y los hombres están en sus rodillas poniendo mi pene en sus bocas mientras me seguía besando con mi nuevo amante. Siento que me voy a correr, y quiero encontrar un lugar para tener sexo penetrativo “real”.

Rompí el mar de hombres, ble di un beso de despedida a mi amante y me adentré en el pequeño cuarto con espejos donde un hombre con máscara de cuero se estaba cogiendo a un hombre mayor en un columpio de cuero, toqué los hombros del hombre enmascarado y los froté hasta que lentamente lo saqué del hombre en el columpio.

¿Por qué me siento tan cómodo en semejante entorno desconocido?

Le retiré el condón al pene del hombre de la máscara y me lo puse en el mío. Él me miró confundido y nos dejó solos.

Eso es todo. Esto está pasando. Penetré al hombre desnudo y empecé a empujar.

Creciendo, mis padres me explicaron cómo los hombres son representantes de Dios, y las mujeres son representantes de la iglesia, o “la esposa de Dios” si ella quiere. Tener sexo afuera de este pacto sería como rechazar a Dios, y tener dos hombres juntos destrozaría la metáfora por completo.

Aquí estoy, en el sótano de un bar gay, destruyendo esta “metáfora” divina, pero no siento como si Dios se hubiese ido a ningún lado. Sigo aquí. Y no estoy haciendo esto como un “jódete” a la iglesia. Dios y yo estamos en comunicación. Quiero estar en este viaje misionero, y quiero explorar mi sexualidad.

La luz del día se cuela en nuestro calabozo, rebotando en todas las paredes de espejo, y me acuerdo de mis deberes en este viaje. Le digo al extraño que estoy por correrme. Nos besamos, y lo aprieto fuerte mientras me corro dentro de él. Lo sigo embistiendo después de haber terminado, y le pregunto si se quiere correr. Él sonríe, y está claro que de nuevo no tiene idea de lo que estoy diciendo.

Me pongo mis pantalones, le digo adiós y con emociones poco claras regreso al hostal.

¿Eso fue todo? Sigo aquí. No estoy muerto.

El sol está saliendo sobre los canales de Ámsterdam, y yo me río de mí mismo mientras trato de casarme con estos dos mundos. Este es un viaje espiritual.

Matt LeGrande es un standupero, escritor y comediante de Los Ángeles. Síguelo en Instagram @evangelicaldaddy para conocer sus siguientes shows y fotos sin camisa.

Esta historia fue publicada originalmente el 28 de mayo del 2019.

Related Stories

Prefiero Salir con Hombres en Relaciones Abiertas, y Aquí Está el Por Qué
Las alegrías de vivir con un compañero de cuarto gay
'Secret Buttholes' Es la última reveladora cuenta de Insta que deberías seguir
Nuestro Hombre del Mes es Brasileño y Comenta sobre la Importancia de PrEP
Quantcast