El caso de despenalizar sexo gay en parques públicos

El caso de despenalizar sexo gay en parques públicos

Be first to like this.

This post is also available in: English

Cerca del final del 2016, oficiales de policía del sureste de Toronto realizaron una operación para cachar a hombres teniendo sexo con otros hombres en el parque Marie Curtis. Se llamó proyecto Marie y «llevó a 89 cargos contra 72 hombres», la mayoría de los cargos por allanamiento y participación en una actividad prohibida.

Después, la comunidad LGBT de Toronto aludió a los policías por atacar hombres gay y bi, y culpó a los medios por comparar a los hombres que tienen sexo con otros hombres con pedófilos en sus entrevistas con padres llorando sobre hombres extraños mirando a sus niños.

Los policías de Toronto han dicho que ellos no estaban detrás de hombres gay, ellos sólo recibieron el comunicado de las quejas sobre gente teniendo sexo en espacios públicos a todas horas. Pero el planeador urbano Jen Roberton se pregunta si el mismo tiempo y dinero serían invertidos si se tratara de parejas heterosexuales.

En un artículo que Roberton co-escribió con una abogada anti-violencia Marsha McLeod, los dos llaman al sexo en parques como «una larga tradición en centros urbanos», añadiendo que algunas personas sin hogar y gente de clóset «podrían frecuentar parques para tener sexo porque no tienen acceso a un lugar apropiado para tener sexo», o «otros lugares para tener relaciones entre hombres». Ellos consideran que operaciones como «Proyecto Marie» son una forma de violencia sexual en su uso de coersión y castigo forzado a través del sexo.

Un resumen del artículo dice:

El sexo público no representa un problema de seguridad pública y las comunidades reaccionan de forma exagerada ante su presencia. La policía justifica sus acciones como «regresar» el parque a las familias y los niños, pero gran parte del crucero se realiza cuando no hay familias en los parques de todos modos.

«Un camino efectivo hacia adelante», dijo Roberton, «involucra planear y balancear las necesidades de los usuarios del parque que no desean ver sexo explícito, con las necesidades esenciales de la gente queer de tener espacios para expresar su sexualidad, en los que ellos no queden traumatizados y violentados.»

Roberton dice que les gustaría ver el sexo público despenalizado, ya que sus repercusiones legales a menudo tienen efectos duraderos en aquellos que incurren en ellos (como la vergüenza pública y penalidades financieras); también les gustaría que los involucrados (HxH) y otras comunidades marginadas tuvieran voz en cómo se debe abordar el problema. Y como la gente va a seguir teniendo sexo en lugares públicos, como es predecible, Roberton y McLeod también piensan que los parques deberían considerar cómo apagar áreas y poner arboles adicionales, podría ayudar a gente a seguir teniendo sexo a escondidas de aquellos que no quieren verlo.

Vondelpark, Amsterdam

Mencionaron que en Vondelpark, en Amsterdam, el sexo público es legal mientras «se limite a tardes y noches, y se estén alejados de lugares de juego». Pero su primera preocupación no es proveer HxH un lugar para tener sexo, sino proteger a la gente marginada de las prácticas homofóbicas de la policía, y evitar la violencia psicológica, a la que los que odian a la comunidad queer a veces someten contra hombres que sólo quieren tener acostarse.

Quantcast