Estas 10 celebridades LGBTQ han hablado abiertamente de sus problemas de salud mental

Estas 10 celebridades LGBTQ han hablado abiertamente de sus problemas de salud mental

Be first to like this.

This post is also available in: English Русский Українська

Aquí hay 10 estrellas queer que han sido inspiradoras en su disponibilidad de ser abiertas sobre sus vidas privadas

1. Lady Gaga

Durante una visita a jóvenes sin hogar de la comunidad LGBTQ en el Centro de Ali Forney en Harlem, Nueva York, la estrella pop bisexual revela que ha tenido problemas con su transtorno de estrés post traumático (TEPT) .

«Estos chicos no sólo no tienen hogar, o están en necesidad. Muchos de ellos tienen traumas severos. Han sido rechazados de varias formas,» dice Gaga. «Mi propio trauma en la vida me ha ayudado a entender el trauma de otros.»

Durante su visita, ella dirigió a los chicos en una breve meditación grupal, y agregó que usa un mantra todos los días para ayudarla a sobrellevar sus propias luchas.

2. Demi Lovato

En el 2010 la cantante sexualmente fluída abandonó su tour con los Jonas Brothers para entrar a rehabilitación. Ahí fue diagnosticada con desorden de bipolaridad.

«Ser diagnosticada fue un alivio», dice Lovato. «Me ayudó a empezar a dar sentido de las cosas dañinas que estaba haciendo para sobrellevar lo que estaba exprimentando».

Una de las celebridades más joven diagnosticada con una enfermedad mental en nuestra lista, Lovato añade, «Vivir bien con bipolaridad es posible, pero necesitas paciencia, trabajo y es un proceso continuo»:
Desde entonces se ha convertido en portavoz de la campaña «Be Vocal» para incrementar la consciencia de las enfermedades mentales.

3. Elton John

La leyenda musical buscó tratamiento por bulima y adicción a la cocaína en 1990. Dijo que estaba en negación sobre sus enfermedades mentales por más de 16 años, pensando que podía arreglarlas él mismo.

En el 2002 en una entrevista con Larry King, John dijo, «Fue lo mejor que pude hacer, pero, ya saben, esas dos palabras, necesito ayuda. Si tan sólo las hubiera dicho antes.»

4. Rosie O’Donnell

En 2007, la comediante y actriz lesbiana se abrió sobre sus eterna lucha contra la depresión y desórdenes de afecto estacionales. Dice que empezó a medicarse en 1999 después de que se dio cuenta que estaba en una profunda depresión causada por la balacera de la escuela de Columbine y dice que esa depresión corre en su familia.

Adicional a las medicinas, O’Donnell también practica yoga y «terapia de inersión» donde se cuelga de cabeza de un columpio por 15 o 30 minutos al día.

5. Wentwoth Miller

En el 2010, después de aparecer en el horario estelar en el drama de televisión Prison Break, el actor abiertamente gay cayó en depresión y ganó peso. Cuando un meme burlándose de su peso se hizo viral en el 2016, reveló públicamente que había tenido problemas de depresión y pensamientos suicidas y que encontró confort en la comida (así como pudo caer por sexo o por drogas).

Dice, «El grado de mi sufrimiento era muy, muy poco conocido. Avergonzado en dolor, me consideraba mercancía dañada. Y las voces en mi cabeza me arrastraban hacia la auto-destrucción… He sufrido de depresión desde la niñez. Es una batalla que me ha costado tiempo, oportunidades, relaciones y miles de noches sin dormir.»

Miller añadió «Si tú, o alguien que conoces está sufriendo, la ayuda está disponible. Alcánzala. Escribe. Manda correos. Levanta el teléfono. A alguien le importa. Están esperando escuchar de ti. Mucho amor.»

6. Miley Cyrus

En una entrevista en 2014 con Elle, la cantante bisexual dijo que ha luchado contra la depresión.

Durante la entrevista ella dijo «Pasé por un periodo donde yo estaba realmente deprimida. Como, me encerré en mi cuarto y mi papá tuvo que romper mi puerta… Tenía muy fea la piel,, y me sentía muy molestada por eso. Pero no estaba deprimida porque alguien me haya hecho sentir así, sólo estaba deprimida.»

Cyrus añadió «La gente no sabe cómo hablar sobre estar deprimido, está bien sentirse triste… Y cada persona puede beneficiarse de hablar con alguien. Soy la persona más «anti medicamentos», pero algunas personas necesitan medicación, y hubo un tiempo donde yo también la necesité… No hay nada peor que ser falsamente feliz.»

7. Colton Haynes

En noviembre de 2014 el actor gay reveló su historia de adicción y ansiedad. Bebería vino y tomaría estimulantes y eventualmente experimentaría problemas de circulación y entumecimiento en sus manos y pies como resultado. En sus propias palabras, empezó a sentirse como un vampiro y una cáscara deseando ser su antiguo ser.

Contando sus pensamientos dusrante su fase de adicción, Haynes dijo «Ahora estoy tan cerrado al mundo que ni siquiera tengo coraje de salir en público. Tengo miedo de la gente y me he vuelto agorafóbico».

La estrella eventualmente buscó ayuda y ahora dice «Finalmente me di cuenta que no puedo y no podría querer regresar a esa etapa nunca más. Tan nublado e inseguro sobre mí miso, mi vida, mi privacidad, mi salud mental. Finalmente estoy en una posición donde yo puedo decir que soy más feliz de lo que nunca fui.»

8. Ellen DeGeneres

En una reveladora entrevista en el 2017 con Good Housekeeping, la celebridad y comediante lesbiana conductora de televisión reveló que el maltrato que soportó en Hollywood después de salir del clóset en 1997 la llevó a una severa depresión. Su programa fue cancelado, se fue de Los Ángeles, empezó a ver a un terapeuta y empezó a tomar anti depresivos por primera vez en su vida.

«Era aterrador y solitario,» dijo DeGeneres, «Todo lo que sabía por 30 años era trabajar y de repente no tenía nada, además estaba enojada. No se sentía justo, era la misma persona que todos conocían de siempre.»

Añade «Eventualmente empecé con la meditación, a hacer ejercicio y escribir de nuevo, y lentamente empecé a subir.» También menciona que su motor es «Hago lo mejor que puedo. Puedes estar conmigo o no».

9. Ruby Rose

En el 2013 esta actriz lesbiana de género fluido buscó rehabilitación por trastorno de bipolaridad y depresión clínica, cancelando una cadena de presentaciones y compromisos profesionales antes de dejar Australia abruptamente.

«Había tocado fondo», dice Rose «No podía encontrar felicidad en ningún lugar excepto en la cara de mi perro, e incluso eso no era suficiente.»

A pesar de que eventualmente tu éxito en manejar su salud mental, admite que en ese tiempo, «No sabía que eso significaba que podría vivir mi sueño. No pensé que fuera a resultar en esta extraordinaria vida de la que ahora soy parte. Eso me hace preguntarme para cuántos otros son días, horas, segundos de darse cuenta que tienen valor, de su potencial. Y una vez que la nube oscura se levanta serán realmente felices y libres».

10. Kesha

En enero del 2014, la cantante bisexual reveló que entró a un programa de rehabilitación para lidiar con su desorden alimenticio.

«Soy partidaria de que seas tú mismo y te ames a ti mismo, pero lo encontraba difícil de practicar» dice «No estaré disponible en los próximos 30 días, buscando tratamiento para mi desorden alimenticio… Para aprender a amarme de nuevo. Justamente como soy.»

¿Qué piensas sobre la franquesa de estas celebridades con sus problemas mentales? Dinos en los comentarios.

Esta historia fue originalmente publicada el 18 de mayo de 2018.

Related Stories

8 Ideas para salir a citas manteniendo el distanciamiento social
Aquí están los 15 Pokémon que me volvieron totalmente gay
Estos 17 tipos sexy en suspensorios de punto te harán sentir cálido y cómodo
Estas 3 icónicas películas gay casi tenían repartos completamente diferentes
Quantcast