Cansados de los Ataques a Personas LGBT en Medio Oriente, Este Grupo Está Luchando y Necesita tu Ayuda

This post is also available in: English Português

En todo el mundo, las personas LGBT deben lidiar con gobiernos cada vez más hostiles. Las personas LGBT están catalogadas como criminales en más de 70 países. Han sido arrestadas, torturadas y asesinadas. El Medio Oriente ha sido una región particularmente desafiante, con recientes represiones en Egipto e Irán. En el Líbano, sin embargo, se ha ganado terreno en gran parte al duro trabajo de activistas LGBT como Georges Azzi.

Como parte de nuestra actual campaña #DecriminalizeLGBT, quisimos destacar el trabajo de la Fundación Árabe para las Libertades (AFE). Hablamos con el Director Ejecutivo Georges Azzi para aprender cómo la construcción de coaliciones y el activismo pueden tener un impacto en las vidas de las personas LGBT.

Hornet: ¿Cuáles son algunas de las cosas que su organización está haciendo para ayudar a promover los derechos LGBT en el Líbano?

Azzi: las principales actividades de AFE son la creación de capacidad para apoyar una cultura saludable de género y activismo sexual en el mundo árabe. Hay defensa y seguridad, redes regionales y protección. AFE brinda a los activistas apoyo, guías e instrumentos legales que pueden usar para proteger su trabajo. Recientemente abrimos el primer centro de medios de comunicación de género y sexualidad de la región.

Además, AFE mantiene un centro de recursos donde lleva a cabo investigaciones sobre género y sexualidad en diferentes países de la región de Medio Oriente y el Norte de África (MENA) en una base de datos en línea, accesible para todos.

¿Cuáles son los principales problemas que enfrentan las personas LGBT en el Líbano?

La situación en el Líbano ha mejorado mucho desde 2004. Desde el comienzo del movimiento en el Líbano, la comunidad LGBT es mucho más visible. La relación con las autoridades ha mejorado gracias a esta visibilidad y a nuestra alianza con los miembros de la sociedad civil y los medios de comunicación.

Hemos tenido muchas victorias. Los exámenes anales han sido prohibidos y hemos ganado varios casos judiciales. Pero incluso si la policía no recibe órdenes oficiales de tomar medidas enérgicas contra la comunidad, tampoco se les ha dicho que dejen de arrestar a las personas LGBT. La reacción de la policía varía según el área en la que están operando.

¿Qué recomendarías a los activistas LGBT en la región del Medio Oriente que quieran hacer más?

Cuando comenzamos la primera organización en Líbano en 2009, no teníamos otra experiencia en la región de MENA de la cual aprender. Ahora, hay más de 20 organizaciones trabajando en derechos LGBT aquí. Sin embargo, el movimiento en crecimiento también podría enfrentar una oposición creciente. Por eso es importante aprender unos de otros, apoyarse mutuamente y asegurarnos de que podamos responder a las crisis a nivel nacional y regional.

También debemos encontrar aliados no LGBT. Estos aliados juegan un papel crucial cuando nos enfrentamos a la persecución estatal. Nuestros aliados en los medios, en la sociedad civil y el sistema legal juegan un papel importante.

¿Cuál ha sido tu experiencia personal con la represión de la autoridad contra las personas LGBT?

Las redadas oficiales contra los espacios LGBT han disminuido considerablemente desde 2005. Cuando comenzamos a trabajar públicamente en los derechos LGBT en el Líbano, la policía solía incursionar en lugares frecuentados por por la comunidad LGBT. En aquel entonces, no teníamos aliados en los medios como lo tenemos ahora.

Incluso como activistas, cuando anunciamos la creación de Helem (un centro LGBT en Líbano) en 2004, la policía nos interrogó varias veces. Afortunadamente, trabajamos en la construcción de algunos sistemas de soporte antes de presentarnos como una organización LGBT. La policía puede ser creativa en términos de intimidar a los defensores de los derechos humanos y personalmente he enfrentado interrogatorios directos y amenazas indirectas. Afortunadamente, eso se detuvo en 2008.

¿Qué crees que haga falta para cambiar las políticas anti LGBT en el Líbano?

Creo que integrar la conversación sobre los derechos LGBT es la razón por la que hemos avanzado tanto. Necesitamos continuar haciendo esto y aumentar nuestra red de apoyo, especialmente dentro de la esfera legal y política. Necesitamos aprender cómo trabajar con el sistema para tratar de cambiarlo.

¿Cuáles son algunas acciones específicas que las personas pueden tomar para apoyar los esfuerzos de los activistas LGBT en torno al tema de la despenalización?

Es importante recordar que los derechos LGBT no son un lujo. La gente nunca debería decir: “Esto no es una prioridad en este momento”. Escuche y comparta nuestras historias. Apóyanos cuando solicitemos apoyo y hablemos sobre la despenalización. Aumente la conciencia cada vez que tenga la oportunidad.

¿Cuáles son algunas de las cosas que las personas que viven fuera de la región pueden hacer para proteger y defender los derechos de las personas LGBT?

No hay duda de que nuestro trabajo fue posible gracias al apoyo de nuestros socios internacionales y eso va más allá del apoyo financiero. Muchas organizaciones presionan a su gobierno para que brinde apoyo político cuando sea necesario, por no mencionar el papel de los medios internacionales para brindar visibilidad a nuestros problemas. También es importante que promovamos y respaldemos a nuestros aliados a nivel internacional.