¿Cómo le Hago para que mi Novio me Hable Sucio en la Cama?

This post is also available in: English

El sexo más caliente es el sexo que nos lleva al límite y nos pone ansiosos. De lo contrario, el sexo es constante y seguro, lo que puede llegar a considerarse limitado y aburrido, sin fuegos artificiales, magia o fogosidad.

Como terapeuta sexual, mi trabajo consiste en mostrarle a las personas cómo usar el sexo para crecer, transformarse y conectarse más profundamente consigo mismos y con los demás. Adentrarte al sexo que te pone ansioso no solo es un signo de crecimiento, sino también de acercamiento a mejores orgasmos.

Nos concentramos obsesivamente en el tacto y el cuerpo, ignorando la gran excitación de lo verbal. Incluso para aquellos que no les gusta “hablar sucio” es una experiencia que les cambiará la vida. A pocos les gusta el sexo silencioso. Y no sólo se puede hablar sucio en la cama, el sexo puede existir en otras partes, como el sexting. El sexting es una de las mejores formas de erotización y excitación que existen actualmente.

Parte del sexo (y de las citas) es evaluar la compatibilidad y el aprendizaje sobre cuán abiertas están nuestras parejas sexuales a lo que nos gusta en el sexo, para saber si somos una pareja erótica o no. Todo lo que deseas sexualmente no siempre es posible, y todas las relaciones tienen límites.

No podemos convertir a las personas en seres sexuales cuando no lo son, pero la forma en que respondemos a la solicitud sexual de nuestra pareja demuestra que tan buenos somos y cuánto nos preocupamos por ellos. El sexo nunca es sólo sexo. También se trata de una comunicación profunda y de atención, especialmente si eres monógamo, porque eres su única pareja sexual.

hablar sucio

Por lo tanto, pedirle a tu pareja que te “hable sucio”, es algo que va más allá de simplemente querer que alguien te diga cosas sucias para que llegues al orgasmo. También es una petición para ser un buen compañero y para saber lo importante que el sexo y tú son para él. Cuando tu pareja te pida sexo que esté fuera de tu zona de confort y te sientes seguro y cómodo con él, ¡no dudes en hacerlo!.

Nadie lee la mente cuando se trata del sexo, y si estás esperando a que te lean la mente seguro terminarás frustrado sexualmente. Así que si quieres que tu pareja te hable sucio, tienes que pedirselo. Todos tenemos relaciones sexuales de la forma más cómoda (y excitante) que conocemos, por lo que cualquier cambio deseado requiere una solicitud. Si estás solicitando algo diferente a lo que ofrece esta persona, prepárate para expresarlo.

La próxima vez que tengas relaciones sexuales, comienza a crear la conversación que deseas. Pero debes saber que esto sólo trairá un buen resultado, si tu pareja es sexualmente segura, ya que de lo contrario puede que se sienta intimidado. No todos tienen el temperamento, el interés o la capacidad sexual para hablarte sucio tal así como a ti te gusta.

 

Imagen destacada por djiledesign a través de iStock

(Visited 88 times, 1 visits today)