Echémosle un Vistazo a los 500 Años de Historia de los Vapores Gay

This post is also available in: English 繁體中文

Era una fría mañana de febrero, hace 115 años, cuando la policía de la ciudad de Nueva York realizó su primera redada en un vapor gay. “Intenso entusiasmo entre 60 personas en el interior”, así se leí el titular de la portada del New York Times del 22 de febrero. “La conducta de algunos de los que frecuentaban el establecimiento era cuestionable”.

La policía había estado espiando a los hombres en The Ariston Hotel Baths por días. Al infiltrar el establecimiento, se horrorizaron. En un testimonio posterior, la policía informó haber presenciado sexo anal. Once personas fueron acusadas de felonías, y 37 finalmente fueron arrestadas.

Este fue el primer registro de un allanamiento por parte de la policía a un vapor gay en los Estados Unidos, pero ciertamente no fue la última. La tradición de los espacios de baños gay (vapores o saunas) se remonta al siglo XV, y en el año 6 a. C. se registran baños más neutros en términos de género. A fines de la década de 1400, la policía de Florencia monitoreó actividad homosexual y “hombres sospechosos” en vapores y saunas; en el siglo XIX, la policía de París allanó un vapor y detuvo a seis.

Las casas de baño (vapores y saunas) ganaron popularidad en el siglo pasado, en parte debido al crecimiento de la población gay que carecía de lugares donde pudieran reunirse públicamente. Los riesgos de los ataques policiales disuadieron a algunos, pero en última instancia, la necesidad de compañía íntima superaba el peligro que representaba la policía.

RELACIONADO | 10 Cosas que Aprendí de Haber Trabajado en un Sauna Gay

Y las redadas ciertamente no cerraron los vapores de Nueva York. Algunos, como el Everard Baths (abierto desde 1888) ganó una reputación como uno de los lugares de reunión más distinguidos para la comunidad queer de la ciudad de Nueva York. Un incendio en la década de 1970 destruyó el edificio, pero se volvió a abrir tiempo después.

Sin embargo, a pesar de sobrevivir a cien años de hostigamiento policial, no pudo sobrevivir a la homofobia del alcalde Ed Koch, quien cerró los baños durante la epidemia del VIH. (Hoy en día, muchas ciudades reconocen las casas de baños como herramientas vitales para abordar el VIH al proporcionar servicios de salud en un entorno donde más se necesita).

Luego estaban los baños de Lafayette, dirigidos por los Gershwins y frecuentados por el destacado artista Charles Demuth. Al otro lado de la ciudad, Penn Post Baths ofrecía un espacio menos formal y más exhibicionista.

baño gay 2

Las casas de baños realmente despegaron alrededor de la década de 1950 en los Estados Unidos. Después de la Segunda Guerra Mundial, una cultura gay clandestina más robusta comenzó a surgir, impulsada en parte por la compañía que los soldados queer encontraron en el ejército. Los baños les proporcionaban un lugar seguro para reunirse; era menos riesgoso que reunirse en público, los clientes habituales se conocían entre sí y podían autorregular la escena, cuidando la seguridad de los demás.

No eran solo lugares para tener sexo; muchas instituciones ofrecían entretenimiento, bebidas y eventos sociales casuales que atendían a hombres gay que no querían ir a un bar. En la década de 1980, muchos baños de la ciudad de Nueva York llevaron a cabo el registro de votantes.

RELACIONADO | Te Damos un Recorrido por el Vapor Gay más Antiguo de Chicago, que Acaba de Cerrar sus Puertas Después de 44 años (Video)

Hoy en día, los baños enfrentan enormes desafíos para mantenerse abiertos. Muchos todavía luchan contra el estigma que les imponen los moralistas que vivieron los peores años de la epidemia del VIH. Las oportunidades para ligar en línea han reemplazado los lugares de reunión física. Algunas ciudades, incluidas San Francisco, continúan prohibiéndolos.

Y el acoso policial sigue siendo una amenaza para este día. La policía de Dallas allanó un club en 2010; hubo una oleada de redadas en Beijing en 2008. Incluso en las ciudades donde son legales, los clientes harían bien manteniéndose atentos a la aplicación de leyes dirigidas a hombres homosexuales. Ya pasaron más de 100 años desde la primera redada estadounidense; pero el progreso aún queda por hacerse.

Imagen  destacada por Fotostorm via iStock