‘Love, Simon’ es la Película que Estaban Esperando los Adolescentes para Salir del Clóset, ¡Y la Amamos!

This post is also available in: English

Por aparente que parezca a cualquier persona razonablemente sensible y consciente en esta comunidad global que llamamos Tierra, “Wonder Woman” y “Black Panther” son películas que esperamos desde hace mucho tiempo y que innovaron la industria por razones obvias. Cuando por fin llegue un film de superhéroes homosexuales – como es inevitable – el mundo volverá a estar en orden. Hasta entonces, tenemos la película del director Greg Berlanti, “Love, Simon”, dirigida – con un objetivo certero – a las masas en general y es, por decir no decir menos, bastante heroico.

“Como joven gay nunca tuve una película como esta”, dijo Berlanti, “así que sentí que tenía que ser mi prioridad y formar parte de algo que no se había hecho antes”.

Nick Robinson

Cierto, el cine de arte ha estado repleto de romance gay, incluyendo tres películas ganadoras del Oscar: “Call Me By Your Name” (Mejor Guión Adaptado) de 2017, “Moonlight” (Mejor Película, Actor de Reparto y Mejor Guión Adaptado) de 2016, y “Brokeback Mountain” de 2005 (Mejor Director, Mejor Banda Sonora y Mejor Guión Adaptado). Y ahora hay más contenido LGBTQ que nunca solo mira lo que está disponible para ver en Netflix o cualquier otro servicio de streaming. 

Sin embargo, “Love, Simon” es especial porque la película de Berlanti — sobre las pruebas y tribulaciones de Simon Spier mientras vive el proceso de salir del clóset — no es únicamente  para cineastas y cinéfilos. Es una película hecha para todos, que tiene el potencial de convertirse en un éxito comercial.

Nick Robinson, Talitha Bateman, Jennifer Garner y Josh Duhamel

Basado en la novela de Becky Albertalli, “Simon vs. la Agenda Homo Sapiens“, y adaptada para la pantalla por los escritores de “This Is Us” Elizabeth Berger e Isaac Aptaker, “Love, Simon” comienza cuando el personaje principal — interpretado por el simpático Nick Robinson (Jurassic World) — responde a través de un correo electrónico de manera anónima a la publicación de un compañero de clase sobre ser gay. Antes de eso, la vida de Simon era casi perfecta, con sus amorosos padres Emily (Jennifer Garner) y Jack (Josh Duhamel, grrrr), su precoz hermana menor amante de “MasterChef“, y su fiel perro, Bieber (que, seamos honestos, llamar así a tu perro es básicamente una forma de salir del clóset).

Luego están sus amigos, Leah (Katherine Langford) que está tan enamorada de Simón que es obvio para todos menos para él; la estudiante recientemente transferida, Abby (Alexandra Shipp), su mejor amigo Nick (Jorge Lendeborg Jr.) y el elenco más grande de compañeros de clase y geeks del teatro involucrados en una producción de secundaria de “Cabaret“.

El villano de la historia es el entretenido Martin (Logan Miller), que descubre que Simon ha estado en contacto vía mail con el compañero anónimo “Blue” y lo chantajea para que le consiga una cita con Abby, y muchos otras tonterías de la típica película de secundaria. La película tiene demasiados elementos, seguro, y toca muy sutilmente un tema que para muchos es un proceso doloroso.

Nick Robinson y Katherine Langford

En las primeras proyecciones de la película que se han hecho en Estados Unidos, el público no solo se entretuvo y se emocionó (hay una escena post créditos con Garner que hizo llorar a todo el mundo); han dejado clara su opinión.

“La gente en el corazón de Kansas hablaba sobre la importancia o el motivo por el que la gente necesitaba una película como esta al igual que en California”, dijo Berlanti.

Y tiene razón. Para mí, mientras veía “Love, Simon” recordé la primera vez que vi dos hombres besarse en una película de finales de los años setenta. La audiencia silbó y yo me escondí en lo profundo de mi asiento. Cuando los jóvenes amantes se revelan en la película y se acercan para ese primer contacto, la audiencia gritó y aplaudió en la sala de cine.

Fue suficiente para hacer llorar a un hombre.

Love, Simon” estrena próximamente en cines. 

Imágenes cortesía de Twentieth Century Fox/Ben Rothstein