primera vez en un sauna
primera vez en un sauna

¿Es tu Primera Vez en un Sauna Gay? Estas son las 6 Cosas que Debes Sabes

Los “saunas” se han convertido en sinónimo de una horda de hombres semidesnudos que pasean y platican en una atmósfera calientita, muchas veces puedes ir al sauna solo con la intención de relajarte y aprovechar los beneficios que te ofrece, o bien, puedes ir buscando “acción”… y por “acción” me refiero a encuentros sexuales, para estar claros.

Lo primero que tienes que hacer antes de ir a un lugar es informarte sobre el establecimiento, hay algunos que abiertamente son “gay friendly” y que inclusive tienen zonas preparadas para encuentros, sin embargo hay otros que no y que incluso te puedes meter en líos por siquiera insinuar algo, así que pregunta, ve al lugar, mira sus páginas de internet o aún mejor puedes ir una primera vez solo para tantear el ambiente del sitio.

Estas son las 6 cosas que debes conocer para disfrutar al máximo tu primera vez en un sauna gay:

1. ¿Puedes o no puedes ingresar bebidas?

Hay lugares donde no puedes ingresar bebidas o alimentos, pues los venden en el mismo establecimiento.

2. Pon atención a las indicaciones del lugar

En algunos saunas te piden que no ingreses a las zonas húmedas usando ropa interior, lo hacen por higiene; así que tendrás que entrar desnudo o haciendo uso de una toalla. Normalmente te la facilitan toallas e incluso sandalias en el mismo lugar, pero si tienes dudas pregunta.

3. ¿Llevas mochila, maleta o cosas de valor?

No te preocupes, muchos de los saunas tienen casilleros individuales y con llave, por lo que podrás guardar tus pertenencias ahí. De cualquier modo te recomendamos no llevar nunca objetos de valor.

4. El sauna es eso, un baño.

Independientemente de si vas por encuentros o a relajarte, el sauna es eso, un baño. Entonces procura llevar jabón, shampoo, crema, y todos los enseres. Y si no los llevas, varios saunas tienen dispensadores de jabón con los que puedes asearte.

5. Disfruta con protección

Si ya estás decidido a que vas a buscar acción, cuídate, en todos los saunas siempre hay preservativos y lubricante a tu disposición y si crees que el lugar no contará con estos servicios debido a que es más austero, entonces procura llevar lo tuyo. No sabes con quien te vas a liar y no sabes lo que pueda tener. Entiendo que es parte del encanto y todo, pero nunca es excusa para dejar de lado tu propia seguridad.

6. Lleva dinero

Lleva algo de dinero extra, además del de la entrada, por si quieres comprarte algo, normalmente venden bebidas o alimentos dentro del lugar.

Ahora bien, ten en cuenta unas cuantas cosas, por ejemplo; si eres muy pudoroso o no te sientes cómodo mostrando tanta piel, piénsalo dos veces antes de ir. Cuando estés ahí, relájate y disfrútalo, muchas veces sales con más amigos y buenas pláticas que ligues.

El idioma que se habla dentro de estos sitios es algo sutil e implícito, normalmente una mirada directa es lo que se necesita para que alguien se te acerque a platicar. Si eso no funciona intenta con un “¡Hola!”

Un punto importante y que no puedo dejar de mencionarles es que tengan respeto, si ves que el lugar no es gay, mejor evita una mala pasada y ve con cuidado; lo mismo si ves que la onda es más familiar o si ves niños ¡DETENTE!. Y si el lugar es abiertamente gay, procura respetar el espacio del otro, no todos van en plan de sexo salvaje con el primero que encuentren.

¿Cómo fue tu primera vez en un sauna gay? Cuéntanos en los comentarios.

Imagen destacada de Parrots Sauna Sitges.