El Proyecto Spectra está Dedicado a Ayudar a Refugiados LGBT en Crisis

This post is also available in: English Português Français Türkçe

Actualmente, ser parte de la comunidad LGBTQ está penalizado en más de 70 países alrededor del mundo. Los gobiernos se han vuelto cada vez más hostiles hacia la comunidad LGBTQ y muchas personas enfrentan arrestos, torturas e incluso la muerte. El Medio Oriente ha sido una región particularmente desafiante, con recientes represiones en Egipto e Irán. Como parte de nuestra campaña actual #DecriminalizeLGBT, quisimos destacar el Proyecto Spectra. Hablamos con el Presidente de la Junta Directiva, Subhi Nahas.

Nahas también cofundó la primera revista siria LGBTQ, llamada “Mawaleh“. La revista fue utilizada como una plataforma para crear conciencia y educar tanto a las comunidades LGBT como a las sirias. Fue co-fundador de un grupo de apoyo para refugiados LGBT en Turquía y organizó una charla semanal llamada “Tea and Talk“, donde las personas LGBT podían sentarse y hablar sobre sus problemas.

Nahas es un valiente activista que trabaja para mejorar las vidas de las personas LGBT en todo el mundo.

Spectra Project

¿Podría explicar brevemente tu experiencia en los Estados Unidos?

Venir a los Estados Unidos fue una de las cosas más difíciles/largas que he hecho. Tuve que registrarme con el ACNUR y contarles cada detalle de mi vida, varias veces. Luego, me remitieron al representante de los Estados Unidos en Turquía, quien me hizo pasar por el mismo proceso de entrevista y una entrevista final con un oficial del DHS. El proceso en total tomó aproximadamente un año hasta que me concedieron una visa.

¿Por qué creaste el Proyecto Spectra y cuál es el objetivo de la organización?

Después de llegar a los Estados Unidos, estaba rodeado de personas maravillosas que me apoyaron en cada paso del camino y me aceptaron por lo que soy. Me enseñaron a amar y a ser yo mismo, algo que nunca pensé que fuera posible de donde vengo. El Proyecto Spectra fue fundado para dar a personas como yo, esperanza cuando parece que no hay, y apoyar su transición hacia la seguridad. Además, quería que el Proyecto Spectra creara espacios seguros donde los jóvenes LGBTQ de la región MENA puedan acudir si alguna vez enfrentan discriminación y/o amenazas.

¿Cómo han reaccionado los estadounidenses ante ti como un inmigrante gay de Medio Oriente?

Creo que tengo suerte porque las personas que he conocido hasta ahora están realmente bien informadas y entienden la situación de la que vengo. Sin embargo, a veces la gente tiende a suponer que todas las personas de la región MENA son religiosas o muy diferentes a ellos, por lo que eligen no entablar conversación o alejarse de mí porque es un tema incómodo para discutir. En general, me siento agradecido por todos los estadounidenses en mi vida que hicieron que mi transición en curso fuera tolerable y valiosa.

¿Cómo podemos ayudar a movilizar a los migrantes y refugiados de todo el mundo que trabajan en el tema de la despenalización LGBT?

Crear conciencia y poner atención en las historias de las personas LGBTQ. Ofrecer a la comunidad una plataforma para compartir sus historias y hacer que se traduzcan a los idiomas hablados en la región MENA para llegar a una máxima audiencia. Además, iniciar la conversación con activistas locales para humanizar la lucha y finalmente, permitirles dirigir una campaña enfocada a su comunidad de inmigrantes.

¿Cómo describirías las experiencias de las personas LGBT que viven en la región del Medio Oriente? ¿Cuáles son sus mayores desafíos?

Creo que la región de MENA es demasiado grande para poder resumir la situación de cada país. Pero puedo decir con certeza que algunos de los principales problemas que todos compartimos son leyes que hacen que la homosexualidad sea ilegal, la falta de leyes de protección, las tradiciones y el uso de la religión como excusa para atacar a la comunidad LGBTQ.

¿Cuáles son algunas acciones específicas que las personas pueden tomar para apoyar los esfuerzos de los activistas LGBT en torno al tema de la despenalización?

Reconocer que la comunidad LGBTQ es internacional y los problemas que están lejos de nosotros no significa necesariamente que no nos afecten. Además, aplicando un foco local a cada país y trabajando con activistas locales para abordar los principales problemas. Y no solo tomar lo que se ha hecho en los Estados Unidos y Europa y aplicarlo a ciegas en la región de MENA o en cualquier otro lugar.