La Práctica de “Stealth” Durante el Sexo Es una Violación del Consentimiento

This post is also available in: English Français

“Stealthing” es cuando una persona secretamente se quita el condón durante el sexo o lo rompe con antelación para asegurar el contacto piel-con-piel o la eyaculación dentro del cuerpo de otra persona. Es una forma de agresión sexual, una violación del consentimiento y está ocurriendo entre parejas sexuales que de otra manera no lo consentirían.

En un artículo recientemente publicado en The Columbia Journal of Gender and Law, Alexandra Brodsky, una académica que ha trabajado con el National Women’s Law Center y la Facultad de Derecho de Yale, escribió sobre el aumento en el “stealthing y por qué debe considerarse un delito sexual: Viola el consentimiento y puede resultar en costosos embarazos o infecciones de transmisión sexual.

Un fan de sigilo, Mark Bentson, que dirige el sitio web iblastinside.com, escribió un artículo espantoso que instruye a los hombres gays sobre los mejores métodos para realizar esta práctica. Su introducción dice:

Cuántas veces he estado en un club sexual o en una librería para adultos o durante un ligue conocido en línea, y el pasivo me entrega un condón para que me lo ponga y luego se voltea y nunca vuelve a voltear. Incluso cuando he estado en un gloryhole y el pasivo me da un condón y luego me pasa el culo y nunca vuelve a checar para ver si el condón todavía está ahí.

Esta confianza implícita me la da el pasivo. Aún cuando no he reconocido verbalmente que usaré el condón.

Bentson luego se pone a dar 10 consejos para hacer “stealth”, incluyendo maneras de dañar disimuladamente los condones, cómo simular la eyaculación después de que ya llegaste al climax dentro de alguien y maneras en que pasivos y activos se puedan quitar el condon mientras desvían la atención de su pareja sexual.

Algunos individuos justifican esta práctica diciendo que los hombres tienen un impulso natural de “criar” o “extender la semilla”, dice Brodsky. Aunque su artículo sólo examina a las mujeres heterosexuales víctimas de stealthing, agrega que, aunque muchas víctimas de stealthing también han sido violadas, muchos no ven la práctica como una forma de violación. Brodsky ha decidido llamar a esta acción “violación-adyacente” y sugiere que el sistema legal cree nuevas leyes de agravio para ayudar a castigarlo ya que las leyes actuales de agresión sexual pueden no cubrir el acto.

Independientemente de las justificaciones, Brodsky dice que el goce del stealthing viene de la degradación secreta del compañero no consciente: “No tienes derecho a tomar tus propias decisiones sexuales, estas se deben discutir. No eres digno de mi consideración”.

 

(Imagen de encabezado por diego_cervo a través de iStock Fotografía)