Hornet y Planned Parenthood: Aclaran Conceptos Erróneos sobre el Consentimiento

This post is also available in: English ไทย 繁體中文

En un intento por facilitar una conversación más amplia sobre el consentimiento entre la comunidad LGBTQ, Hornet se ha asociado con Planned Parenthood este mes de abril para el Mes de Concientización sobre Agresión Sexual. El objetivo es proporcionar a los usuarios educación y recursos sobre cómo comunicarse y practicar el consentimiento en situaciones sexuales.

Las entregas anteriores de nuestra serie de cuatro partes abordan “¿Qué es el consentimiento y por qué es importante?” y la idea de que “Sí, pedir el consentimiento puede ser sexy“. En esta tercera entrega, nos gustaría disipar algunos de los conceptos erróneos más comunes sobre el consentimiento.

misconceptions about consent 2

El consentimiento no es diferente según el género de las personas involucradas.

“El consentimiento, por definición, no tiene género”, dice Julia Bennett, Directora de Estrategia de Aprendizaje en Planned Parenthood Federation of America. “Se trata de garantizar que quien sea que esté involucrado y participando en cualquier experiencia sexual esté a bordo con lo que va a suceder y realmente esté interesado en lo que está sucediendo, y asegurándose de que todos estén divirtiéndose sexualmente”.

El consentimiento es reversible.

“Cualquier persona puede cambiar de opinión sobre lo que le apetece hacer en cualquier momento”, dice Bennett. “Entonces, incluso si lo ha hecho antes, incluso si ambos están desnudos en la cama, cualquiera que sea la situación, siempre se puede cambiar de opinión.”

El consentimiento no debe de ser incómodo o raro.

“Mucha gente está preocupada acerca de cómo pedir consentimiento porque piensan que resultará incómodo, o que arruinará la situación, o que es una hoja de papel que todos deben firmar”, dice Bennett. “Hay muchos mitos en torno a lo que parece pedir consentimiento, cuando la clave para pedir el consentimiento es realmente hacer que forme parte de lo que estás haciendo en el momento con una persona. El consentimiento puede ser sexy “.

El consentimiento no solo se da verbalmente.

Si en realidad estás prestando atención a tu pareja sexual, el lenguaje corporal puede decir mucho.

¿Cómo se ve el lenguaje corporal cuando alguien está de acuerdo? Bueno, la mayor parte depende de tu pareja. ¿Se inclinan hacia ti o parece alejarse? ¿Está involucrado en lo que haces en la cama o está ajeno a lo que sucede? Esas son conductas fáciles de observar, pero la clave es prestar atención a las señales de tu compañero.

misconceptions about consent 3

Pero incluso un “sí” o un “ok” no siempre significan que haya consentimiento.

“Incluso si alguien dice la palabra ‘sí’ u ‘ok’, todavía es posible que no den su consentimiento libremente, dependiendo de la situación”, dice Bennett. “Podría haber coerción. Podría haber una dinámica de poder en juego que hace que alguien se sienta incómodo al decir que no”.

Esa es una razón más por la cual el lenguaje corporal es la clave.

El consentimiento para un acto sexual no necesariamente es consentimiento para un acto sexual diferente.

El hecho de que tu pareja sexual haya dado su consentimiento para un acto sexual, por ejemplo, sexo oral, no significa que haya consentido un acto sexual diferente, como el sexo con penetración. Ahora, eso puede sonar desalentador, pero no tiene que ser así.

“Hay muchas cosas que suceden en un encuentro sexual, y usted necesita consentimiento para todas ellas”, dice Bennett. “Sin embargo, hay muchas maneras de obtener el consentimiento o de preguntar si alguien está interesado o no está bien con algo. No tiene que ser una conversación larga en cada momento, sobre dónde puedo poner mi mano. Puede ser muy sutil y rápido y natural, debe ser parte de la experiencia sexual “.

El sexo seguro y el consentimiento van de la mano.

“Mucha gente no piensa en sexo seguro como parte del consentimiento, pero definitivamente lo es”, dice Bennett. “El consentimiento para tener relaciones sexuales sin condón versus el consentimiento para tener relaciones sexuales con un condón son dos cosas muy diferentes, y tener claridad sobre lo que alguien está consintiendo es realmente esencial”.

Si alguien quiere que su pareja use un condón durante el acto sexual, y ese compañero no lo hace, no hay un consentimiento total en esa situación. “Ser muy claro acerca de tener relaciones sexuales seguras y luego hacer un seguimiento de eso y hacerlo, y asegurarse de que lo que sea que acepte es lo que hace, es una gran muestra de consentimiento”.

Esta es la tercera de una serie de cuatro partes sobre el consentimiento creado en conjunto con Planned Parenthood para el mes de abril, designado como el Mes de Concientización sobre Agresión Sexual.