Los Muxes de México son un “Tercer Género” que se Debate Entre el Respeto y la Deshonra

This post is also available in: English

En el sureño estado de Oaxaca, México, dentro de la región del Istmo de Tehuantepec, se encuentra el distrito de Juchitán, cuyos residentes conservan con orgullo su antigua cultura zapoteca precolonial. Es una cultura que reconoce la existencia de los muxes, un tercer género que no es completamente masculino ni femenino.

Aunque a veces se identifican como hombres homosexuales que se visten como mujeres, los muxes son seres fluidos que no son claramente homosexuales ni transgénero. Al igual que las hijras de la India, su existencia cultural se extiende a lo largo de la línea divisoria entre una bendición y una minoría deshonrosa.

Muchas personas creen que los niños nacen como un muxe – creativos, audaces, dotados de fuerza masculina y la sensibilidad femenina, expertos en creatividad y hospitalidad – mientras que otros creen que algunas madres en la sociedad ostensiblemente matriarcal de Juchitán animan a sus hijos a ser muxes, con la esperanza de que nunca se casarán y, en cambio, se quedarán ahí para cuidarlas financiera y físicamente en la vejez.

Aquí hay un excelente documental de 10 minutos sobre las Muxes:

Se cree que la palabra muxe se deriva de la palabra “mujer”, los muxes que pueden ser llamados vestidas (en ropa femenina) o pintadas (en ropa masculina y maquillaje). Si bien a menudo se adhieren a la indumentaria tradicional predominantemente asociada con hombres o mujeres, no son ni se espera que “pasen” como mujer u hombre, sino que encarnan la fuerza y ​​la belleza asociadas con su tipo.

Los mux tienen sus raíces en el México precolombino – es decir, durante los 4.000 años anteriores a la llegada de los colonizadores europeos. En aquel entonces, el México indígena tenía sacerdotes aztecas travestidos y dioses mayas que eran simultáneamente hombres y mujeres.

Si bien muchas partes del México moderno abrazan una identidad mestiza de linaje indio-español-americano, junto con el machismo, el feminicidio y la homofobia que los colonizadores católicos trajeron con ellos, Juchitán prefiere sus raíces indígenas. El lugar a menudo se describe como “matriarcal” ya que las mujeres gobiernan el mercado público, vendiendo los productos y mariscos de los pescadores y trabajadores agrícolas que trabajan durante el día.

Las estimaciones locales dicen que entre un 6-10% de la población de Juchitán podría ser muxes. Algunos dicen que cada familia tiene uno o dos nacido en ella, y Marluu Ferretti, un muxe, admite, “Dicen que Dios le dio a San Ferrer una bolsa de muxes para difundir a través de México y de todo el continente. Pero al llegar a Juchitán, la bolsa se rompió y los derramó a todos “.

Juchitán incluso tiene un festival de tres días en noviembre llamada Vela de las Intrepidas que celebra a los muxes con un desfile de carrozas, bailando en las calles y una coronación en la que muxes locales lucen vestidos que en los que han pasado meses trabajando.

Estos muxes se emplean comúnmente como costureros, cocineros, planificadores de eventos, floristas y cuidadores. Algunos incluso, como trabajadores sexuales. Aunque no todos los muxes toman hormonas ni se someten a una cirugía, algunos lo hacen.

Sin embargo, es un error pensar que sus vidas son completamente felices o imaginar a Juchitán como un paraíso LGBT.

Mirada muxe'. #muxe #muxes #juchitan

A post shared by Gerardo Valdivieso Parada (@chegeraparada) on

Por un lado, se espera que los muxes nunca abandonen a sus familias porque nunca encontrarán amor o se casarán. Claro, pueden elegir un amante masculino (conocido como mayates), pero, según un muxe de 23 años llamado Naomy, “es muy difícil para los muxes. A menudo los hombres solo te quieren por sexo y si estás en una relación quieren mantenerlo en secreto. No es aceptado en todas partes “.

Los muxes también enfrentan discriminación. Muchos nunca obtienen educación universitaria y abandonan la escuela alrededor de los 14 o 15 años debido a la intimidación de sus compañeros de clase. También enfrentan infecciones de transmisión sexual, discriminación en el lugar de trabajo, violencia doméstica de padres y amantes y, en ocasiones, incluso asesinato. Ocasionalmente, se les prohíbe ingresar a otros eventos municipales o baños públicos por parte de una personas desconcertadas por su fluidez de género.

Aquí hay un video del artista muxe, Lukas Avendaño:

Un aliado de los muxes, Edder Chicuellar, dice que los muxes aún tienen que emerger como una comunidad política unida, gracias a los celos y las luchas internas entre los jóvenes, tipo de cuerpos o amantes.

Sin embargo, los muxes están emergiendo como un símbolo visible para aquellos de sociedades más liberales del “primer mundo” (como México) que aún se oponen a aquellos que viven auténticamente fuera de las restricciones tradicionales de género.

El artista Lukas Avendaño se ha convertido en una voz muxe única en la escena artística de México con actuaciones que exploran la soledad y el orgullo de la identidad muxe. La identidad muxe incluso ha llegado a Los Ángeles como un término para las personas latinxs cuya identidad de género cae en algún lugar fuera del binario masculino-femenino.

Aquí hay más fotos de muxes:

Photo by @christian_foto + @everydaylatinamerica "In the Zapotec cultures of Oaxaca, Muxe is an assigned male at birth, who dresses and behaves in ways otherwise associated with the female gender. They are considered the third gender. It is believed that the term Muxe comes from the Spanish word "Mujer", a phonetic derivation that the Zapotecs began to use in the sixteenth century. From pre-Columbian times, the Zapotecs considered the Muxes as a third gender, no better or worse than men and women, simply different. Some Muxes form monogamous couples with men and get married, others live in groups, and others marry women and had children." #muxes #oaxaca #mexico​ #everydayeverywhere Photo selected by guest curator @saharaborja

A post shared by Everyday Everywhere (@everydayeverywhere) on

Niektórzy nazywają to matriarchatem, trochę niesłusznie, ale coś z tym z pewnością jest. Kobiety z Juchitanu przez lata były odpowiedzialne za politykę miasteczka, jego stosunki z ościennymi miastami, a także za handel.  O mężczyznach mówi się tu, że „połowa ma penisy słodkie, a połowa słone”, co ma oznaczać, że wedle tradycji mają trudnić się rolnictwem albo rybołówstwem. Kto zatem miał zająć się dziećmi i domem? Tutaj pojawia się trzecia płeć, czyli "muxes" – która tradycyjnie była bardziej płcią społeczną niż seksualną. Na zdjęciu kobiety z Juchitanu podczas dorocznej veli trzeciej płci, 2014 rok. Więcej o muxes i Juchitanie na blogu, link w bio. #muxes #muxe #juchitan #vela #blogtrotters #blogtroterzy #blogpodrozniczy #polishtravelblogs #natgeopl #blogipodroznicze #podroze #podróże #podróż #viajemostodospormexico #mexico #meksyk #discoveringmexico #mexicodesconocido #mexicotour #instamexico #natgeomx #mextagram #mexicolors #mexiko #mexique #mexicomagico #mexicomagicoblog

A post shared by Ola Synowiec (@mexicomagicoblog) on