‘Me Masturbo Viendo Porno Varias Veces al Día. ¿Esto Me Hace un Adicto?’

This post is also available in: English Português Français ไทย

Una de las preguntas que más recibo es: “Me masturbo varias veces al día viendo pornografía. ¿Soy un adicto al porno?”. La respuesta es NO, y esto es parte de la sexualidad estándar para mucha gente. El sexo es una herramienta multipropósito, y está absolutamente bien que te vengas tan seguido como quieras y que veas porno mientras lo haces. No existe la adicción a la pornografía en internet.

La sospecha de cualquiera que tenga demasiado sexo es tan intensa, que la mayoría de nosotros lo ve inmediatamente como un problema. Nadie tiene un problema con ver fútbol un día entero o pasar horas viendo a las Real Housewives, pero si haces lo mismo con la masturbación o con estar viendo porno se le ve como un problema o una adicción. Es saludable pasar un poco de tiempo concentrados en el placer.

¡No todo nuestro tiempo necesita ser productivo!

En realidad, la masturbación no es tiempo perdido. El sexo es una de las mejores formas de sobrellevar las emociones difíciles y el estrés, y de entretenerse (o a sus amigos). Si es saludable leer un libro, hacer yoga o jugar baloncesto con tus amigos, también lo es tener sexo.

No hay un número correcto de orgasmos al día, pero mientras más los tengas, más fuerte será tu próstata, tu musculo vaginal y tu psicología sexual. La masturbación desempeña una función física importante, y es tan valiosa para la salud como levantar pesas, dormir lo suficiente o tener una buena hidratación.

RELACIONADO | Nuevas Encuestas Revelan Cómo los Hombres Gay Cometen Infidelidad y Sexo Anal

Para ser sexualmente saludable, primero debes desaprender todo lo que te han enseñado en tu vida sobre el sexo, especialmente el estigma de la masturbación y la adicción a la pornografía en internet. Los beneficios positivos del uso del porno son enormes, pero a menudo se pasan por alto porque muchos hombres han sido avergonzados por disfrutar de la pornografía.

online porn addiction 2

Los hombres son inducidos a creer que es malo para su salud psicológica y física, especialmente sus erecciones. No puedes convertirte en adicto al porno o a la masturbación, ni puede causar disfunción eréctil. Estos mitos han sido desacreditados por todas las principales organizaciones de salud sexual y terapia sexual.

La masturbación y la pornografía también ayudan a salvar las relaciones, porque le permite a la pareja otra salida al deseo sexual que aún honra la monogamia. El uso de la pornografía no es hacer trampa. La pornografía en realidad es un apoyo relacional, ya que ayuda a las parejas con impulsos sexuales incongruentes o intereses sexuales a encontrar formas de satisfacer todas sus necesidades.

RELACIONADO | Guía de Alimentación para el Pasivo Aguantador, ¿Qué Comer y Qué Evitar?

De todos los muchos usos positivos de la masturbación y la pornografía, uno de los más poderosos es cómo puede normalizar diversos cuerpos e intereses sexuales. Pero ten en cuenta los tipos de pornografía que estes viendo, y asegúrate de que te lleve a sentir una mayor autoestima y mayor estima hacia tu cuerpo. Esta es la misma teoría de rodearse de medios de comunicación con los que te sientas representado y que reflejen cómo y quién quieres ser.

Mira pornografía que muestra cuerpos diversos, una gran variedad de conductas sexuales y también diferentes tamaños de penes. Avergonzar el cuerpo o el pene del hombre no lleva a ningún lado positivo, y ver tu tipo de cuerpo causar excitación y siendo erotizado es muy beneficioso para tu salud sexual y psicológica.

 

¿Tienes alguna pregunta sobre ‘adicción al porno’ o algún otro tema? Pregúntale al Doctor Chris Donaghue.

El Dr. Chris Donaghue es conferencista, terapeuta y presentador del podcast LoveLine, un experto semanal en The Amber Rose Show, y co-anfitrión de la serie de televisión The Doctors. Anteriormente fue anfitrión de Sex Box de WE tv y Bad Sex de Logo. Es autor del libro Sex Outside the LinesAuthentic Sexuality in a Sexually Dysfunctional Culture y ha sido publicado en varias revistas importantes y profesionales, desde The New York Times y Newsweek hasta Cosmo y National Geographic. Síguelo en Twitter e Instagram.