autoestima
autoestima

¿Quieres Saber Cuál es la Clave para Ser un Hombre Gay Feliz?

Hasta la fecha nadie ha nacido en una sociedad donde ser gay sea igual de aceptado que ser heterosexual. Los gays crecemos en una cultura homofóbica donde constantemente somos marginados, y donde se nos educa a sentir culpa, odio y vergüenza por “no ser normales”.

Nuestras infancias están inundadas con anécdotas de violencia, asilamiento, rechazo y confusión que un niño no está preparado para afrontar. Este pasado traumático lo compartimos la mayoría de los gays, así como las heridas que dejó en nuestras autoestimas.

Foto de Rawpixel

Esta realidad nos impacta durísimo en el presente, tanto como individuos como colectivo gay, ya que nuestras autoestimas definen la calidad de vida a la que podemos aspirar, la forma de vivir nuestras relaciones y los estilos de vida que elegimos.

Hoy tenemos muchos años de investigación científica y de experiencias personales para asegurar que, como gays, nuestra felicidad y sentido de satisfacción personal presente es proporcional al estado presente en el que se encuentra nuestra autoestima.

Nos urge entender que es autoestima y aceptar su importancia.

En psicología la autoestima va más allá de “amarse mucho o poquito”. La autoestima es una herramienta muy importante para vivir bien y su cuidado es relevante para el bienestar personal.

La autoestima nos da capacidad de tener consciencia de nuestro valor personal, de nuestras fronteras de logro y de cómo regular nuestro comportamiento frente a los otros y frente a la vida.

RELACIONADO: La Salud Mental de los Hombres Gay es uno de los Problemas Más Importantes que Enfrenta Nuestra Comunidad

La autoestima se compone de una parte mental y una parte sentimental, la parte mental se refiere al concepto que tenemos de nosotros mismos y de cada una de las cosas que creemos ser. Por otro lado, la parte sentimental de la autoestima consiste en los sentimientos que emergen de vivir este “auto concepto”, es decir, como se siente tener cierto cuerpo, cierto intelecto, o cierta orientación sexual, etcétera.

Sin la autoestima no pudiéramos saber quiénes somos, cuánto valemos y cuánto podemos lograr en esta vida. La autoestima funciona como un regulador interno de nuestra conducta personal. Funciona a través de los sentimientos y conceptos que tenemos sobre nosotros mismos y estos pueden ser tanto correctos y positivos como incorrectos, negativos o distorsionados.

La autoestima de los gays: construida para sufrir.

La ciencia nos dice que los factores negativos más impactantes en la construcción de nuestra autoestima como gays, son: valores anti-gays en la familia, bullying o abuso moderado a severo, falta de espacios seguros de desenvolvimiento (sociales, escolares, familiares) y la falta de modelos de identificación. Y agreguemos también la falta de educación de nuestros padres y profesores para atender nuestras necesidades.

Si alguno de estos puntos, o todos coinciden con tu historia, entonces puedes sospechar que algo quedó en ti y probablemente esté metiéndote el pie para ser feliz.

Dicen los expertos que los niños necesitan validación en momentos cruciales de su desarrollo con el fin de desarrollar un sentido de valor, poder y aptitud. Esto es una necesidad psicológica básica cuya carencia o satisfacción se ve reflejada en la autoestima de un adulto, que a su vez impacta en la calidad y estilo de su vida, y sus relaciones.

Cuando los ambientes familiares, educativos y sociales nos privan de esta validación, se burlan, nos limitan experiencias, nos critican a mal, o rechazan nuestra forma de ser y afrontar la vida, nos volvemos incapaces de desarrollar un sentido interno de confianza, competencia y logro, y muy importante, de dar y recibir amor incondicional.

Estos “déficits” podrían acompañarnos a lo largo de la vida y ser el origen de nuestra depresión, ansiedad, relaciones interpersonales tóxicas, sentimientos de fracaso, de soledad y esa constante insatisfacción interna. Experiencias muy comunes en el ambiente gay.

Encuentra el origen, sana las heridas y actualiza tu autoestima.

Tu autoestima es como un espejo interno guardado en la parte más íntima de ti, donde todos los días te ves para saber quién eres. Si debido a tu historia de vida este espejo fue rayado, lo mancharon o distorsionaron su reflejo a base de maltrato es muy probable que veas en él imágenes incorrectas de ti. Por esto es importante repararlo.

RELACIONADO: ¿Qué Es y Cómo Afecta la Dismorfia Corporal al Hombre Gay?

Tu no tienes la culpa de las heridas que marcaron tu autoestima, fuiste víctima de la ignorancia de un mundo homofóbico, y probablemente lo fueron quienes te criaron también. Todo esto puede cambiar encontrando el origen de tus heridas, sanándolas y actualizando los conceptos y los sentimiento que tienes sobre ti mismo.

Tu eres naturalmente perfecto, potencialmente capaz, y mereces respeto, protección y cuidado incondicional. Si a tus padres, profesores, hermanos, amigos, cultura, religión, etcétera, se les olvidó dártelo ¡no olvides dártelo tú ahora que puedes! Hoy puede empezar a cambiar todo pidiendo apoyo.

 

Imagen destacada de NicolasMcComber