Cuando se Trata de Sexo, No Digas No Hasta Haberlo Intentado (Por lo Menos Tres Veces)

This post is also available in: English Português Français ไทย 繁體中文

En nuestra cultura estamos acostumbrados a sentirnos avergonzados de tener sexo y nos enseñan a ser bastante sexo-fóbicos, muy pocos de nosotros hemos sido capaces de desenredar las limitaciones causadas por las normas sociales y las políticas sexuales para tener buen sexo. En lugar de apoyar una continua exploración erótica, nos sentimos avergonzados y limitados en cada etapa de nuestras vidas.

Tenemos miedo a ser llamados adictos al sexo, un término que fue inventado para avergonzar la hipersexualidad, reprimiendo nuestro deseo.

Las etiquetas de orientación sexual nos encasillan y nos impiden explorar un espectro más amplio de la experiencia sexual.

La comunidad gay no permite la erotización del cuerpo femenino y a menudo se involucra en la misoginia (“¡Ew! ¡Las vaginas son asquerosas!”).

La bifobia dice que no existen los hombres bisexuales y que sólo son gays en el armario.

El slut-shaming (avergonzar el sexo) limita a aquellas personas que disfrutan de tener mucho buen sexo, haciéndolos sentir mal por ser muy sexuales o por no ser “alguien que quieras de novio”.

Esto significa que lo que ves como tu orientación sexual es muy probablemente una versión diluida y limitada de tu sexualidad auténtica real.

En una cultura sexualmente saludable (y socialmente saludable), la sexualidad existiría de una manera más abierta y expansiva, con pocas (o ninguna) etiquetas sexuales y en su lugar más experiencias diversas. Las etiquetas conducen a reglas, expectativas y discriminación.

El sexo sano permite una inmensa cantidad de experiencias sexuales, incluidas aquellas que pueden sacarte de tu zona de confort, fuera de los límites de quien creías ser. Algunas experiencias sexuales pueden ser algo confusas, otras pueden ser muy excitantes y otras podrían carecer de una etiqueta o un nombre.

great sex ball gag

Nuestras vidas sexuales a menudo se construyen a partir de la comodidad y la coherencia. Nos involucramos en relaciones sexuales que nos son familiares y no en las que más nos excitan. Pero nuestros sistemas de excitación son moldeables, y permiten una absorción constante a medida que tenemos nuevas experiencias. (Piensa en cómo en algún momento los anuncios de ropa interior de revistas eran muy excitantes para ti, pero después, tus necesidades de excitación respondían a imágenes más gráficas).

Entonces, para tener un buen sexo, debes estar abierto a cosas nuevas y, lo que es más importante, probarlas más de una vez.

Si permanecemos abiertos a lo nuevo, nuestras sexualidades se expandirán e incorporarán una gran cantidad de nuevos factores que desencadenen placer. Así es como el sexo puede mantenerse divertido y nuevo, claves para incrementar el interés y el deseo sexual.

Nuevas parejas, o nuevas experiencias con parejas actuales, son oportunidades para expandir nuestras sexualidades. Si te sientes seguro y confías en tu pareja, prueba algo nuevo en la cama (o fuera de la cama) y pruébalo al menos unas cuantas veces para explorarlo por completo.

 

El Dr. Chris Donaghue es conferencista, terapeuta y presentador del podcast LoveLine, un experto semanal en The Amber Rose Show, y co-presentador regular de la serie de televisión The Doctors. Anteriormente fue anfitrión de Sex Box de WE tv y Bad Sex de Logo. Es autor del libro Sex Outside the Lines: Authentic Sexuality in a Sexually Dysfunctional Culture (Sexo fuera de las líneas: Sexualidad auténtica en una cultura sexualmente disfuncional) y ha sido publicado en varias revistas profesionales y revistas importantes, desde The New York Times y Newsweek hasta Cosmo y National Geographic. Síguelo en Twitter e Instagram.

 

Imagen destacada por hannatverdokhlib a través de iStock