homofobia-internalizada
homofobia-internalizada

¿Qué es la Homofobia Internalizada? ¿Cómo Identificarla y Qué Hacer con Ella?

Esta historia sobre homofobia internalizada, fue contribuida por un usuario de Hornet a través de nuestra plataforma comunitaria. Tú también puedes escribir historias y ser contribuidor de Hornet. Dirígete aquí para obtener más información sobre cómo escribir para nosotros.

Cuando somos niños no conocemos la palabra homofobia, no sabemos que es un odio basado en ignorancia y miedo irracional hacia las personas homosexuales y al homo-erotismo. No tenemos consciencia que todo ese infierno psicológico que vivimos de pequeños es por culpa de la homofobia cultural y no nuestra.

No tuvimos consciencia de que fuimos víctimas, como tampoco nos advirtieron que seríamos violados, golpeados y abusados por ser niños “raritos”, “amanerados” o “femeninos”. Esta es la ley de la homofobia, ley que impera en nuestra sociedad y a la cual tuvimos que adaptarnos desde niños para sobrevivir.

Hoy es un hecho que un adulto que vivió una infancia marcada por la homofobia a través de experiencias de violencia y abuso físico, psicológica y sexual, y de constante rechazo sin haber recibido una intervención psicológica, derivará en una especie de síndrome de estrés post traumático “crónico”.

homofobia-internalizada
Imagen de Massonstock

Homofobia Internalizada

Este tipo síndrome de estrés post traumático derivado de un historial de victimización por homofobia es conocido en psicología como “homofobia internalizada” o “estigma sexual introyectado”.

Esto significa que hemos asumido como propias, sin darnos cuenta, las creencias, los valores, ideas y sentimientos negativos de la homofobia. Este fenómeno psicológico se llama introyección.

Cuando introyectamos la homofobia o  el estigma sexual comenzamos a hacer nuestro propio victimario a través de la auto violencia, el auto castigo, el auto sabotaje, y de sentimientos de devaluación hacia nosotros mismos y nuestras necesidades. Además del trauma psicológico y el daño, a veces irreversible, que hace a nuestro sistema nervioso y personalidad.

Síntomas de la homofobia internalizada

Las manifestaciones obvias de la homofobia internalizada son los sentimientos de amenaza, vergüenza, asco y rechazo hacia cualquier expresión homosexual y homoerótica. Pero existen otras manifestaciones (vamos a llamarle inconscientes), que van más allá de ideas o sentimientos, sino que son formas de vivir.

Como podrás imaginar estas formas de vivir nos hacen mucho daño. De hecho, hoy sabemos que estas formas de vivir nos hacen increíblemente propensos a desarrollar depresión crónica, trastorno de ansiedad, tendencias suicidas, dismorfia corporal y baja autoestima. Estas “formas de vivir” son inconscientes y, según lo descubierto a través del trabajo de investigación de psicólogos y psiquiatras, las tres principales son: hipervigilancia, déficit de resiliencia y aislamiento emocional.

La hipervigilancia es un estado físico y psicológico de alerta máxima. Este estado es  común en situaciones de vida o muerte, pero en las personas homosexuales con homofobia internalizada siempre está activo. La hipervigilancia nos hace enfocarnos en los errores, en las fallas, nos mantiene enfocados en el peligro y esto nos lleva a exagerar o distorsionar nuestra percepción de la realidad y de nosotros mismos. Detona ansiedad, irritabilidad, desmotivación, intolerancia y agotamiento severo. También ideas y pensamientos profundamente negativos que llegan a la cabeza sin motivo aparente y nos oprimen constantemente.

RELACIONADO: ¿Quieres Saber Cuál es la Clave para Ser un Hombre Gay Feliz?

Un déficit de resiliencia significa que nuestra capacidad de salir de estados críticos o de victimización se encuentra dañada. Cuando esto sucede es fácil caer en situaciones, relaciones o experiencias conflictivas que no podremos resolver por nosotros mismos; nos hace dependientes y profundamente inseguros.

Finalmente el aislamiento emocional se manifiesta con un pánico al contacto emocional, a la vulnerabilidad y a sentirse expuesto; el aislamiento emocional arruina o entorpece cualquier intento de relación profunda, comprometida y significativa.

homofobia-internalizada2
Imagen de MrKornFlakes

Aceptar, asimilar y acomodar para seguir adelante.

La homofobia internalizada se interpone entre tú y tu derecho al bienestar. No te permite vivir en toda tu plenitud ni desarrollarte en todo tu potencial humano; además potencialmente destruye la salud mental y física, y puede acabar con tu vida.

El primer paso para comenzar a sanar es aceptar que la tienes pero muy importe, entender que:

NO ES TU CULPA.

La homofobia internalizada no se irá del todo pues también nos ayuda a sobrevivir en un mundo que nos muestra inconformidad por ser homosexuales, y es vital protegernos. Pero no tiene porque lastimarte a ti, ni nadie más. Con una psicoterapia con enfoque en orientación e identidad sexual, y en ciertos casos con psicofarmacoterapia, será muy fácil recuperar todas esas oportunidades robadas para sentirte feliz contigo mismo y con tu vida.

Alex Torres es un psicólogo mexicano, mestizo y maricón; psicoterapueta de bases humanista y racional-emotiva, maestro en educación y especialista en desarrollo humano. Le gusta escribir cosas para facilitar el bienestar personal de las personas LGBT. ¡Ah! y también le encanta la fotografía. Síguelo en Twitter y acecate a él si tienes dudas.

Imagen destacada de dolgachov.