En 1933, los nazis declararon una ‘emergencia nacional’ y luego secuestraron, torturaron y asesinaron a homosexuales

En 1933, los nazis declararon una ‘emergencia nacional’ y luego secuestraron, torturaron y asesinaron a homosexuales

Be first to like this.

This post is also available in: English Русский ไทย Українська

El 28 de febrero de 2019, marcamos la observancia de la firma de 1933 del Decreto de Fuego del Reichstag, la orden de 86 años que permitió a los nazis intensificar sus atrocidades contra todo tipo de minorías. Con las tácticas derechistas contemporáneas cada vez más crueles, es un momento importante para reflexionar sobre los métodos que permitieron que los crímenes contra la humanidad se extendieran en el pasado.

Como en la mayor parte del mundo occidental, las personas LGBTQ ya se enfrentaron a abusos terribles en Alemania antes de que los nazis llegaran al poder. Pero bajo el régimen nazi, la persecución empeoró mucho gracias a la expansión de poderes permitida por el Decreto de Fuego del Reichstag.

Antes de los años 30, Alemania se había convertido en un paraíso para las personas queer en toda Europa. La aplicación laxa de las leyes contra los homosexuales significaba que ciudades como Berlín eran refugios relativamente seguros y mucho más progresistas que los Estados Unidos.

Pero bajo el dominio nazi, surgió una fuerza cultural que impulsó un ideal nacional: cualquier cosa diferente de una perfección imaginada se consideraba necesaria para ser exterminada. Ese sentimiento se volvió mucho más feo en febrero de 1933. Hitler solo había sido nombrado canciller unas semanas antes, pero ya había planes para suspender las libertades civiles. Luego, el 27 de febrero de 1933, estalló un incendio de origen desconocido en el Reichstag, hogar del parlamento alemán.

Hitler aprovechó el fuego como prueba de que los comunistas intentaban derrocar al gobierno, y lo usó para impulsar planes ya formulados para tomar medidas enérgicas contra los grupos minoritarios. Con la firma del Decreto de Fuego del Reichstag, los alemanes perdieron instantáneamente el derecho a una prensa libre, a reunirse, a la privacidad y a poseer propiedades.

Inmediatamente, las autoridades comenzaron a saquear lugares de reunión LGBTQ, secuestrando a cualquiera que sospechaban que era extraño. Los grupos de apoyo para personas queer fueron prohibidos. Los libros y las investigaciones sobre orientación sexual e identidad de género fueron quemados en hogueras. En marzo de 1933, personas queer fueron enviadas a campos de concentración. El descenso a las atrocidades tomó solo una cuestión de semanas.

Una vez que el Decreto de Fuego del Reichstag otorgó a los nazis el poder de secuestrar y matar personas queer, fue prácticamente imposible escapar de los horrores. Miles de hombres homosexuales fueron capturados, torturados y asesinados. Muchos fueron sometidos a experimentos médicos macabros. No era inusual que los campos hirvieran los testículos de hombres gay hasta que se separaran de sus cuerpos; La violación violenta y la muerte por golpes fueron comunes; los guardias usaron hombres homosexuales para la práctica de tiro.

Los nazis emplearon científicos malvados reales, que realizaron experimentos mortales en personas queer. Algunos se vieron obligados a soportar tratamientos hormonales extravagantes; otros fueron utilizados como esclavos sexuales; otros fueron sometidos a quemaduras en un intento por encontrar una «cura» para la homosexualidad.

Nada de lo que los nazis aprendieron de sus «experimentos» produjo información útil. No hubo avances científicos como resultado de esta tortura, simplemente abusos horribles contra los derechos humanos.

A pesar de que los prisioneros fueron liberados después de la guerra, las víctimas LGBTQ de los nazis tardaron muchas décadas en obtener justicia, o incluso reconocimiento. No fue hasta esta década que Alemania finalmente otorgó la igualdad al matrimonio.

Puede parecer impensable hoy que una sociedad que alguna vez se consideró tolerante, pudiera caer tan rápidamente en una crueldad increíble. Pero sucedió, tomó una guerra mundial para terminar, y una declaración de emergencia de un despiadado gobernante, el Decreto de Fuego del Reichstag, lo hizo todo posible.

 

¿Qué tan familiarizado estaba con el Decreto de Fuego del Reichstag de 1933?

Related Stories

El Ataque Nazi Contra la Gente LGBT Comenzó Hace 85 Años
La increíble historia de Karl Heinrich Ulrichs y el nacimiento del activismo queer
Al Parecer la Homosexualidad en China Era Aceptada en el Año 600 AC
Parte de Conocerte a Ti Mismo Incluye Conocer tu Estado de VIH
Quantcast